Archivo de la categoría: Noticias

VIDEO: El Papa Francisco y la anécdota de la “señora ‘Sí Padrecito’”

LA PAZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
El Papa Francisco se encontró este jueves con los sacerdotes, religiosos y seminaristas de Bolivia, y les contó una anécdota para animarlos a no ser indiferentes al grito de dolor de los fieles, ni “callarlos” cuando piden una atención, una bendición. Al pueblo de Dios “dale una caricia, por favor, decile que Jesús lo quiere”, pidió el Santo Padre.

En el encuentro realizado en el Coliseo Don Bosco, el Papa reflexionó sobre el pasaje evangélico del ciego Bartimeo, que al oír que pasaba Jesús, comienza a clamar a gritos compasión para él.

Pensemos en las reacciones de los discípulos, “pensemos en las distintas reacciones de los obispos, los curas, las monjas los seminaristas a los gritos que vamos sintiendo o no sintiendo”, pidió el Papa.

Al pueblo de Dios “dale una caricia, por favor, decile que Jesús lo quiere”, dijo el Papa.

Para graficarlo, Francisco se animó a contar “una anécdota” que vivió en 1975:

“Yo le había hecho una promesa al Señor del Milagro de ir todos los años a Salta (Argentina) en peregrinación para el Milagro si mandaba 40 novicios…mandó 41 (risas).

Bueno, después de una concelebración porque ahí, como en todo gran Santuario, Misa tras Misa, confesiones, imparable. Y yo salía, hablando con un cura que me acompañaba y estaba conmigo, había venido conmigo y se acerca una señora ya a la salida con unos santitos. Una señora muy sencilla, no sé, sería de Salta o habría venido de no sé dónde que a veces tardan días en llegar a la capital para la Fiesta del Milagro.

– Padre, ¿me lo bendice? – le dice al cura que me acompañaba.

– Señora ¿Usted estuvo en Misa?

– Sí padrecito.

– Bueno, ahí la bendición de Dios, la presencia de Dios, bendice todo, todos los santos.

– Sí padrecito, sí padrecito.

– Y después la bendición final bendice todo.

– Sí padrecito, sí padrecito.

En ese momento –dice Francisco–, sale otro cura, amigo del que me acompañaba y le dice ‘¡Oh! ¿Tú acá?’. El cura que estaba conmigo se da la vuelta y la señora, que no sé cómo se llamaba, digamos la señora ‘Sí Padrecito’, me mira y me dice, ‘Padre, ¿me lo bendice usted?’”.

“Los que siempre le ponen barreras al pueblo de Dios, los separan, escuchan, pero no oyen, le echan un sermón, ven pero no miran”, señaló el Papa a los sacerdotes y consagrados, a quienes recordó que “somos testigos del amor sanador y misericordioso de Jesús”.

VIDEO Y TEXTO Discurso del Papa Francisco a sacerdotes y vida consagrada en Bolivia

LA PAZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
El Papa Francisco dio este jueves un discurso a los sacerdotes, religiosos y seminaristas en el Coliseo Don Bosco, en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), para llamarlos a no ser indiferentes ante el grito de dolor de los fieles, sino acoger al pueblo de Dios y levantarlo, siguiendo el ejemplo de Jesús.

A continuación el texto del Papa. Las partes en cursiva corresponden a los momentos en que el Santo Padre improvisó en su discurso:

Me alegra tener este encuentro con ustedes, para compartir la alegría que llena el corazón y la vida entera de los discípulos misioneros de Jesús. Así lo han manifestado las palabras de saludo de Mons. Roberto Bordi, y los testimonios del Padre Miguel, de la hermana Gabriela, y del seminarista Damián. Muchas gracias por compartir la propia experiencia vocacional.

En el relato del Evangelio de Marcos hemos escuchado también la experiencia de Bartimeo, que se unió al grupo de los seguidores de Jesús. Fue un discípulo de última hora. Era el último viaje del Señor de Jericó a Jerusalén, adonde iba a ser entregado. Ciego y mendigo, Bartimeo estaba al borde del camino, más exclusión imposible, marginado, y cuando se enteró del paso de Jesús, comenzó a gritar. Se hizo sentir, como esa buena hermanita que con la batería se hacía sentír, y decía aquí estoy. Te felicito tocas bien.

En torno a Jesús iban los apóstoles, los discípulos, las mujeres que lo seguían habitualmente, con quienes recorrió durante su vida los caminos de Palestina para anunciar el Reino de Dios. Y una gran muchedumbre. Si traducimos esto forzando el lenguaje en torno a Jesús iban los obispos, los curas, las monjas, los seminaristas, los laicos comprometidos todos los que lo seguían, escuchando a Jesús  y el pueblo fiel de Dios.

Dos realidades aparecen con fuerza, se nos imponen. Por un lado, el grito de un mendigo y por otro, las distintas reacciones de los discípulos. Pensemos en las distintas reacciones de los obispos, los curas, las monjas los seminaristas a los gritos que vamos sintiendo o no sintiendo .Parece como que el evangelista nos quisiera mostrar, cuál es el tipo de eco que encuentra el grito de Bartimeo en la vida de la gente en la vida de los  seguidores de Jesús. Cómo reaccionan frente al dolor de aquél que está al borde del camino, que nadie le hace caso, nomás le dan una limosna, de aquel que está sentado sobre su dolor, que no entra en ese círculo que está siguiendo al Señor.

Son tres las respuestas frente a los gritos del ciego, estas tres respuestas tienen actualidad. Podríamos decirlo con las palabras del propio Evangelio: Pasar, Cállate, Ánimo, levántate.

1. Pasar, pasar de largo y algunos quizás porque ya no escucharon. Estaban con Jesús, miraban a Jesús, querían oir a Jesús, pero no escuchaban.  Pasar es el eco de la indiferencia, de pasar al lado de los problemas y que éstos no nos toquen. No es mi problema. No los escuchamos, no los reconocemos, sordera.  Es la tentación de naturalizar el dolor, de acostumbrarse a la injusticia, y si hay gente así, yo estoy acá con Dios con mi vida consagrada, elegido por Jesús, me paga el ministerio y bueno sí es natural que haya enfermos, que haya pobres, que haya gente que sufre, entonces ya es tan natural que ya no me llama la atención, un grito un peligro de auxilio, acostrumbrarse, y nos decimos es norma, siempre fue así, mientras a mi no me toque, pero eso entre paréntesis. Es el eco que nace en un corazón blindado, en un corzón cerrado, que ha perdido la capacidad de asombro y por lo tanto, la posibilidad de cambio. Cuantos seguidores de Jesús corremos este peligro de perder nuestra capacidad de asombro incluso con el Señor, ese estupor del primer encuentro  como que se va degradando y eso le puede pasar a cualquiera le pasó al primer Papa, “a donde vamos a ir Señor si solo tú tienes palabras de vida eterna” y después lo traiciona lo niega, el estupor se le degradó, es un proceso de acostumbramiento, corazón blindado  Se trata de un corazón, que se ha acostumbrado a pasar sin dejarse tocar; una existencia que, pasando de aquí para allá, no logra enraizarse en la vida de su pueblo.Simplemente porque está en esa elite que sigue al Señor.

Podríamos llamarlo, la espiritualidad del zapping. Pasa y pasa, pasa y pasa, pero nada queda. Son quienes van atrás de la última novedad, del último best seller pero no logran tener contacto, no logran relacionarse, no logran involucrarse, incluso con el Señor al que están siguiendo, porque la sordera avanza.

Ustedes me podrán decir pero esa gente estaba siguiendo al Maestro, estaba atenta a las palabras del Maestro, los estaban escuchando a El. Creo que eso es de lo más desafiante de la espiritualidad cristiana. Como el evangelista Juan nos lo recuerda, ¿cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve? (1 Jn 4, 20b). Ellos creían que escuchaban al Maestro pero también traducían y las palabras del Maestro pasaban por el alambique de su corazón blindado Dividir esta unidad entre escuchar a Dios es una de las grandes tentaciones que nos acompañan a lo largo de todo el camino  de los que seguimos a Jesús Y tenemos que ser conscientes de esto. De la misma forma que escuchamos a nuestro Padre es como escuchamos al Pueblo fiel de Dios. Si no lo hacemos con los mismos oídos, con la misma capacidad de escuchar, con el mismo corazón, algo se quebró.

Pasar sin escuchar el dolor de nuestra gente, sin enraizarnos en sus vidas, en su tierra, es como escuchar la Palabra de Dios sin dejar que eche raíces en nuestro interior y sea fecunda. Una planta, una historia sin raíces, es una vida seca.

Segunda Palabra

2. Cállate, es la segunda actitud frente al grito de Bartimeo. Cállate, no molestes, no disturbes. Que estamos haciendo oración comunitaria, estamos en una espiritualidad de profunda elevación, no molestes, no disturbes. A diferencia de la actitud anterior, esta escucha reconoce, toma contacto con el grito del otro. Sabe que está y reacciona de una forma muy simple, reprendiendo. Son los obispos, los curas, las monjas, los Papas del dedo así (el Papa sacude su dedo índice en señal de regaño). En Argentina decimos de las maestras del dedo así (el Papa vuelve sacude su dedo índice en señal de regaño), esta es una maestra del tiempo de Irigoyen (Presidente de Argentina de 1852 a 1933)  que enseñaban una disciplina muy dura. Y pobre pueblo fiel de Dios, cuántas veces es retado por el mal humor o por la situación personal de un seguidor o seguidora de Jesús.  Es la actitud de quienes frente al pueblo de Dios, lo están continuamente reprendiendo, rezongando, mandándolo callar. Dale una caricia por favor, escúchalo, dile que Jesús lo quiere, eso no se puede hacer, Señor saque al chico de la Iglesia que está llorando y yo estoy predicando, como si el llanto de un chico no fuese una sublime predicación. Es el drama de la conciencia aislada, de aquellos discípulos y discípulas que piensan que la vida de Jesús es solo para los que se creen aptos. En el fondo hay profundo desprecio al santo pueblo fiel de Dios. Este ciego que tiene que meterse, que se quede ahí.  Parecería lícito que encuentren espacio solamente los «autorizados», una «casta de diferentes» que poco a poco se separa, se diferencia de su pueblo.

Han hecho de la identidad una cuestión de superioridad. Esa identidad que es pertenencia se hace superior, ya no son pastores sino capataces. Yo llegué hasta acá, ponte en tu sitio. Escuchan pero no oyen, ven pero no miran. Me permito una anécdota que viví hace como (el Papa Francisco se queda pensando) Año 75 .Yo le había hecho una promesa al Señor del Milagro de ir todos los años a Salta en peregrinación para el Milagro si mandaba cuarenta novicios… mandó cuarenta y uno.

Bueno, después de una concelebración porque ahí, como en todo gran Santuario, Misa tras Misa, confesiones, imparable. Y yo salía, hablando con un cura que me acompañaba y estaba conmigo, había venido conmigo y se acerca una señora ya a la salida con unos santitos. Una señora muy sencilla, no sé, sería de Salta o habría venido de no sé dónde que a veces tardan días en llegar a la capital para la Fiesta del Milagro. “Padre, ¿me lo bendice?” le dice al cura que me acompañaba. “Señora ¿Usted estuvo en misa?” “Sí padrecito” “Bueno, ahí la bendición de Dios, la presencia de Dios, bendice todo, todos los santos” “Sí padrecito, sí padrecito” “y después de la bendición final bendice todo” “Sí padrecito, sí padrecito” En ese momento, sale otro cura, amigo de este pero que no se habían visto y le dice “¡Oh! ¿Tú acá?” Se da la vuelta y la señora que no sé cómo se llamaba, digamos la señora “Sí Padrecito” me mira y me dice, Padre, me lo bendice usted? Los que siempre le ponen barreras al pueblo de Dios, los separan, escuchan, pero no oyen, le echan un sermón, ven pero no miran.

La necesidad de diferenciarse les ha bloqueado el corazón. La necesidad consciente o inconsciente de decirse: no soy como él, no soy como ellos, los ha apartado no sólo del grito de su gente, ni de su llanto, sino especialmente de los motivos de alegría. Reír con los que ríen, llorar con los que lloran, he ahí, parte del misterio del corazón sacerdotal. Y del corazón consagrado. A veces hay castas que nosotros con esta actitud vamos haciendo y nos separamos.

En Ecuador me permití decirle a los curas que por favor, también estaban las monjas, que por favor pidieran todos los días la gracia de la memoria, de no olvidarse, de no olvidarse de dónde te sacaron, te sacaron de detrás del rebaño, no te olvides nunca, no te la creas, no niegues tus raíces, no niegues esa cultura que aprendiste de tu gente porque ahora tenés una cultura más sofisticada, más importante. Hay sacerdotes que les da vergüenza hablar su lengua originaria y entonces se olvidan de su Quichua, de su Aymara, de su Guaraní porque no, no, ahora hablo en fino, la gracia de no perder la memoria del pueblo fiel y es una gracia ¿eh?En el libro del Deuteronomio, cuántas veces Dios le dice a su pueblo no te olvides, no te olvides, no te olvides y Pablo a su discípulo predilecto que él mismo consagró obispo, Timoteo, le dice: y acordate de tu madre y de tu abuela eh? O sea, allí.

La Tercera Palabra

Ánimo, levántate. Y este es el tercer eco. Un eco que no nace directamente del grito de Bartimeo, sino de la reacción de la gente que mira cómo Jesús actuó ante el clamor del ciego mendicante. Es decir aquellos que no le daban lugar al reclamo de él, no le daban paso o alguno que lo hacía callar, claro cuando ve que Jesús reacciona así cambia, “levántate, te llama”

Es un grito que se transforma en Palabra, en invitación, en cambio, en propuesta de novedad frente a nuestras formas de reaccionar ante el Santo Pueblo de Dios.

A diferencia de los otros, que pasaban, el Evangelio dice que Jesús se detuvo y preguntó qué pasa, quién toca la batería. Se detiene frente al clamor de una persona. Sale del anonimato de la muchedumbre para identificarlo y de esta forma se compromete con él. Se enraíza en su vida. Y lejos de mandarlo callar, le pregunta: ¿Qué puedo hacer por vos? No necesita diferenciarse, no necesita separarse, no le echa un sermón, no lo clasifica si está autorizado o no para hablar. Tan solo le pregunta, lo identifica queriendo ser parte de la vida de ese hombre, queriendo asumir su misma suerte. Así le restituye paulatinamente la dignidad que tenía perdida, al borde del camino y ciego lo incluye. Y lejos de verlo desde fuera, se anima a identificarse con los problemas y así manifestar la fuerza transformadora de la misericordia. No existe una compasión, una compasión, no una lástima. No existe una compasión que no se detenga, si no te detienes, no padeces con, no tienes la divina compasión. No existe una compasión que no escuche, no existe una compasión que no se solidarice con el otro. La compasión no es zapping, no es silenciar el dolor, por el contrario, es la lógica propia del amor, el padecer con. Es la lógica que no se centra en el miedo sino en la libertad que nace de amar y pone el bien del otro por sobre todas las cosas. Es la lógica que nace de no tener miedo de acercarse al dolor de nuestra gente. Aunque muchas veces no sea más que para estar a su lado y hacer de ese momento una oportunidad de oración.

Y esta es la lógica del discipulado, esto es lo que hace el Espíritu Santo con nosotros y en nosotros. De esto somos testigos. Un día Jesús nos vio al borde del camino, sentados sobre nuestros dolores, sobre nuestras miserias. Sobre nuestras indiferencias, cada uno conoce su historia antigua. No acalló nuestros gritos, por el contrario se detuvo, se acercó y nos preguntó qué podía hacer por nosotros. Y gracias a tantos testigos, que nos dijeron: «ánimo, levántate», paulatinamente fuimos tocando ese amor misericordioso, ese amor transformador, que nos permitió ver la luz. No somos testigos de una ideología, no somos testigos de una receta, de una manera de hacer teología. No somos testigos de eso Somos testigos del amor sanador y misericordioso de Jesús. Somos testigos de su actuar en la vida de nuestras comunidades.

Esta es la pedagogía del Maestro, esta es la pedagogía de Dios con su Pueblo. Pasar de la indiferencia, del zapping al «ánimo, levántate, el Maestro te llama» (Mc 10,49). No porque seamos especiales, no porque seamos mejores, no porque seamos los funcionarios de Dios, sino tan solo porque somos testigos agradecidos de la misericordia que nos transforma. Y cuando se vive así hay gozo y alegría y podemos adherirnos al testimonio del hermano que en su vida hizo suyo el consejo de San Agustín, ¡canta y camina! esa alegría que viene del testigo de la misericordia que transforma.

No estamos solos en este camino. Nos ayudamos con el ejemplo y la oración los unos a los otros. Tenemos a nuestro alrededor una nube de testigos (cf. Hb 12,1). Recordemos a la beata Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús, que dedicó su vida al anuncio del Reino de Dios en la atención a los ancianos, con la «olla del pobre» para quienes no tenían qué comer, abriendo asilos para niños huérfanos, hospitales para heridos de la guerra, e incluso creando un sindicato femenino para la promoción de la mujer. Recordemos también a la venerable Virginia Blanco Tardío, entregada totalmente a la evangelización y al cuidado de las personas pobres y enfermas. Ellas y tantos otros anónimos, del montón, de los que seguimos a Jesús son estímulo para nuestro camino, esa nube de testigos.  Vayamos adelante con la ayuda de Dios y la colaboración de todos. El Señor se vale de nosotros para que su luz llegue a todos los rincones de la tierra. Y adelante, canta y camina, y mientras cantan y caminan, recen por mí que lo necesito. Gracias.

El Papa usa báculo con la Virgen Desatanudos en la Misa que presidió en Bolivia

SANTA CRUZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
El Papa Francisco usó un hermoso báculo en la Misa que presidió hoy para inaugurar el V Congreso Eucarístico Nacional Boliviano. Se trata de un regalo de los obispos bolivianos, obra de los artesanos de Don Bosco, que incluye a la Virgen Desatanudos, una de las advocaciones más populares de Argentina y más queridas por el Santo Padre.

Ya comenzó la Santa Misa en Santa Cruz. #PapaEnBolivia pic.twitter.com/MsO3N7CLuQ

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

El Pontífice lució el báculo durante la Misa que presidió en la Plaza del Cristo Redentor en Santa Cruz. En la parte superior del báculo se aprecia la imagen de Cristo el Buen Pastor con algunas ovejas, debajo la imagen mariana y al final un ángel.

Una cinta blanca enlaza las tres imágenes, según explica el sitio web Francisco en Bolivia.

El Papa Francisco tiene una devoción especial a la Virgen Desatanudos, una advocación que conoció en Alemania en los años ‘80s cuando era sacerdote. Tras un viaje a Alemania llevó consigo varias estampas de Nuestra Señora de Knotenlöserin, que en español significa “la que desata los nudos”.

Imágenes del báculo que le regalaron los Obispos al #PapaEnBolivia. Fotos vía @PapaEnBolivia pic.twitter.com/kpV9Wy6Auk

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

En la imagen aparece María desatando unos nudos que los ángeles le entregan. Uno de ellos le entrega una cinta con nudos grandes y chicos que están agrupados. Esta cinta representa al pecado original y sus consecuencias, y los nudos simbolizan el pecado.

El báculo fue fabricado en cuatro partes y será depositado en un cofre tallado. En la tapa del cofre han tallado el logo de la Conferencia Episcopal de Bolivia y el escudo papal.

P. Lombardi: El Papa desconocía existencia de Cristo sobre hoz y martillo que le dio Evo

SANTA CRUZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, confirmó que el Papa Francisco no sabía que Evo Morales le iba a regalar un Cristo sobre la hoz y el martillo tallado en madera y desconocía su existencia.

En conferencia de prensa realizada hoy en Santa Cruz (Bolivia), el P. Lombardi dijo sobre el controvertido regalo que el Papa “no lo conocía como tampoco yo lo conocía. Ninguno lo conocía”.

En el primer acto de su viaje a Bolivia luego de la ceremonia de bienvenida, el Santo Padre llegó anoche hasta el Palacio de Gobierno en La Paz para sostener un encuentro privado con el Presidente Evo Morales. El mandatario le regaló una autobiografía, un libro sobre el tema del acceso al mar y la polémica pieza.

Según informó la prensa, se trata de una réplica de una talla hecha por el sacerdote Luis Espinal Camps, jesuita asesinado en 1980 y por quien rezó ayer en la tarde el Pontífice en su camino hacia La Paz proveniente del aeropuerto de El Alto.

El P. Lombardi, que también pertenece a la Compañía de Jesús, narró a la prensa que preguntó a los jesuitas presentes en la Misa de Santa Cruz esta mañana y le confirmaron que era una réplica de “algo diseñado por Espinal, no fue algo que se haya hecho ahora”.

El vocero del Vaticano dijo que “no muchas personas conocían esto (la talla de madera). He preguntado a muchos al respecto pero no era algo muy difundido ni es algo que fuera diseñado por Espinal para alguna campaña”.

El P. Lombardi dijo que “ni los obispos ni otros jesuitas conocían este símbolo particular pero es verdad que viene” del P. Espinal y dijo además que según le informaron sus hermanos jesuitas, el fallecido presbítero “lo hizo con una actitud de diálogo muy abierto con todos. No era una interpretación ideológica específica sino algo que él diseñó”.

El P. Lombardi comentó además que ni el regalo ni las condecoraciones que Morales impuso al Papa eran algo previsto y que ni el Nuncio estaba al tanto de los obsequios.

“El Papa nunca ha aceptado condecoraciones honoríficas. Es un principio muy general. Siempre ha dicho que no desea esos honores. En ese sentido no estaba previsto por el Papa”.

Al ser preguntado sobre la existencia de algún proceso para llevar a los altares al P. Luis Espinal, Lombardi dijo que “no tengo información de si las diócesis ni la Compañía de Jesús hayan propuesto esta causa de beatificación. Hay decenas de jesuitas muertos por la justicia. No pensamos que tengamos que beatificarlos a todos, es nuestra vocación dar nuestra vida por el testimonio de la fe y la justicia”.

“No podemos decir si son todos mártires. No podemos decir que hayan dado su vida por ser testimonios de fe. Eso no quiere decir que no aprecie a Espinal. El Papa ha dicho palabras muy bellas cuando pasó por el sitio dedicado a él”, afirmó Lombardi.

Transforman Burger King en sacristía por Misa campal del Papa en Bolivia

SANTA CRUZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
Los organizadores de la visita papal a Bolivia utilizaron un local de la popular cadena de comida rápida Burger King, adyacente a la Plaza del Cristo Redentor en Santa Cruz, como sacristía para que el Papa Francisco y los 60 obispos que participaron en la única Misa campal del Pontífice en este país.

Los organizadores pidieron a la empresa utilizar uno de los locales cercanos al altar erigido en la Plaza. Se estima que un millón de personas asistió a la ceremonia.

El papa Francisco sale del Burger King-Sacristía para decir su primera misa en Santa Cruz (Bolivia) pic.twitter.com/QY9WBbBx67

— Pablo Ordaz (@pablo_ordaz) julio 9, 2015

"Para nosotros es un orgullo poder ceder nuestras instalaciones. En las próximas semanas vamos a colocar una placa conmemorativa dentro del local. Este es un hecho histórico", dijo al diario La Nación, Alfredo Troche, el gerente general de Bolivian Foods, empresa que posee la franquicia en el país.

El Papa llega al Burger King que le servirá de sacristía en su primera misa en Santa Cruz (Bolivia). pic.twitter.com/WoSB9VQK1O

— Pablo Ordaz (@pablo_ordaz) julio 9, 2015

Ayer un grupo de empleados cubrió con lonas blancas la lista de precios y las promociones de las hamburguesas para adecuarlo a la sobriedad que requería la ceremonia. Además se acondicionaron cortinas en todas las ventanas del restaurante.

Terroristas musulmanes de Al Shabab asesinan a 14 cristianos en Kenia

ROMA, 09 Jul. 15 (ACI).-
Al Shabab, grupo terrorista de origen somalí vinculado a Al Qaeda, reivindicó el asesinato de “más de diez cristianos kenianos” ocurrido el martes 7 en la localidad de Mandera, en el noreste de Kenia, cerca a Somalia.

El grupo islamista Al Shabab mata a catorce personas en Kenia http://t.co/EzJL7OLBiQ pic.twitter.com/xzsxyF7ECt

— Ezra Shabot (@ezshabot) julio 7, 2015

La madrugada del martes los terroristas atacaron el complejo residencial donde dormían los trabajadores de una cantera ubicada en esta localidad. Fueron muertos al menos 14 personas y otras 11 resultaron heridas.

"Estamos detrás del ataque de Mandera. Hemos matado a más de diez cristianos kenianos", indicó el portavoz de operaciones militares de Al Shabab, jeque Abdiasis Abu Musab, a la agencia Reuters. “Esto forma parte de nuestras operaciones en curso contra Kenia”, afirmó.

En Kenia, El grupo islamista Al Shabaab asesinó a 14 personas mientras dormían. @Gwendolyne_F #ExcélsiorTv pic.twitter.com/s6e74hzjnX

— Periódico Excélsior (@Excelsior) julio 8, 2015

En abril pasado este grupo fundamentalista atacó la Universidad de Garissa (Kenia) y masacró a más de 140 estudiantes cristianos. Asimismo, en diciembre de 2014 miembros de Al Shabab detuvieron un bus a 20 kilómetros de Mandera y asesinaron a 36 pasajeros que se negaron a leer el Corán. “Casi cuarenta cruzados keniatas fueron llevados a encontrar su propio fin”, indicaron entonces.

Limpieza étnica y religiosa

El Obispo Coadjutor de Garissa, Mons. Joseph Alessandro, denunció que el objetivo de Al Shabab “es 'liberar' el noreste de Somalia, habitado por los keniatas de origen somalí, de los no musulmanes y de los que no son somalíes”.

En declaraciones a la agencia vaticana Fides, el Prelado dijo que así como en los atentados anteriores, los terroristas han puesto “en la mira a los trabajadores procedentes de otras zonas de Kenia, que por tanto no son somalíes ni tampoco musulmanes. Por desgracia, parece que esta estrategia está teniendo éxito”.

“Varios trabajadores que no son de la zona ya han huido de Mandera en los últimos meses. Los sectores más afectados son la salud y la educación. A lo largo del noreste el sistema educativo se encuentra en graves dificultades debido a la falta de profesores, procedentes de otras zonas del país, que se niegan a volver a trabajar allí”, señaló.

Mons. Alessandro dijo que “en la mira de los Shabab también están varios líderes musulmanes que no piensan como ellos y que apoyan la acción del gobierno”.

“Si este proyecto de 'limpieza étnica y religiosa' se llevará hasta su fin, los Shabab declararán estos territorios como 'tierras islámicas' y tal vez se unirán al califato. El gobierno en Nairobi (Kenia) está tratando de hacer todo lo posible para que los keniatas originarios de otras zonas permanezcan en el noreste, porque toda la zona corre el peligro de verse desestabilizada”, advirtió el Prelado.

Al Shabab se originó en Somalia entre 2006 y 2008 y controla la mayor parte de este país cuya población es 99, 8 por ciento musulmana, 0,1 cristiana y 0,1 de otra religión. En los territorios controlados ha impuesto la ley islámica.

Somalia limita con Kenia y Etiopía. En el caso del primero, los cristianos son el 84,8 por ciento, los musulmanes el 9,7 por ciento, y el resto de otras religiones. En el segundo, los cristianos son el 62,8 por ciento, los musulmanes 34,6 y el resto tiene otras creencias.

Estos dos países decidieron intervenir con tropas en Somalia debido al avance de grupo terrorista, que busca imponer un estado islámico. Ante esto, la filial de Al Qaeda amenazó con vengarse con atentados y asesinatos.

Papa en Bolivia: Me conmuevo cuando veo a las mujeres cargando sobre sí la vida como María

SANTA CRUZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
En la homilía de la Misa que presidió esta mañana en la Plaza de Cristo Redentor en esta ciudad de Bolivia, el Papa Francisco resaltó el ejemplo de las mujeres que, como la Virgen María, cargan sobre sí la vida y el futuro de la gente.

Fieles bolivianos viven la Santa Misa con mucha devoción #PapaEnBolivia pic.twitter.com/Ufj0YgPpBf

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

El Santo Padre dijo que se conmueve “cuando veo a muchas madres cargando a sus hijos en las espaldas. Como lo hacen aquí tantas de ustedes. Llevando sobre sí la vida, y el futuro de su gente. Llevando sus motivos de alegría, sus esperanzas. Llevando la bendición de la tierra en los frutos. Llevando el trabajo realizado por sus manos. Manos que han labrado el presente y tejerán las ilusiones del mañana”.

#PapaEnBolivia: La riqueza más plena de una sociedad se mide en la vida de su gente pic.twitter.com/gBjEenLS42

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

“Pero también cargando sobre sus hombros, desilusiones, tristezas y amarguras, la injusticia que parece no detenerse y las cicatrices de una justicia no realizada. Cargando sobre sí, el gozo y el dolor de una tierra”.

“Ustedes –continuó el Papa– llevan sobre sí la memoria de su pueblo. Porque los pueblos tienen memoria, una memoria que pasa de generación en generación, los pueblos tienen una memoria en camino”.

El Santo Padre dijo en su homilía que la Virgen María “al igual que muchas de ustedes llevó sobre sí la memoria de su pueblo, la vida de su Hijo, y experimentó en sí misma la grandeza de Dios, proclamando con júbilo que Él ‘colma de bienes a los hambrientos’, que ella sea hoy nuestro ejemplo para confiar en la bondad del Señor que hace obras grandes con poca cosa, con la humildad de sus siervos”.

En la Eucaristía, realizada en un ambiente de fiesta, participaron alrededor de 1 millón de personas y se colocaron cuatro pantallas gigantes para poder seguir el evento. Varias de las peticiones se dijeron en guaraní, quechua y aymara.

Concelebraron unos 60 obispos y 640 sacerdotes. En la Misa participó un coro de 1100 integrantes que interpretaron diversos cantos en latín, quechua y castellano.

El Santo es interpretado en quechua. #PapaEnBolivia pic.twitter.com/7rMhejrC5g

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

El Papa alentó luego a vivir siempre la alegría y la esperanza, incluso cuando pareciera que hay motivos para perderlas, y para eso propuso el ejemplo de Jesús: “una actitud en tres palabras, toma un poco de pan y unos peces, los bendice, los parte y entrega para que los discípulos lo compartan con los demás. Y este es el camino del milagro”.

Sobre la primera palabra, “toma”, el Papa dijo que Cristo conoce el sentir de los suyos, de las personas: “la riqueza más plena de una sociedad se mide en la vida de su gente, se mide en sus ancianos que logran transmitir su sabiduría y la memoria de su pueblo a los más pequeños. Jesús nunca se saltea la dignidad de nadie, por más apariencia de no tener nada para aportar y compartir. Toma todo, como viene”.

“Bendice. Jesús toma sobre sí, y bendice al Padre que está en los cielos. Sabe que estos dones son un regalo de Dios. Por eso, no los trata como ‘cualquier cosa’ ya que toda vida, toda esa vida, es fruto del amor misericordioso. Él lo reconoce. Va más allá de la simple apariencia, y en este gesto de bendecir, de alabar, pide a su Padre el don del Espíritu Santo”.

Bendecir, dijo el Papa, “tiene esa doble mirada, por un lado agradecer y por el otro poder transformar. Es reconocer que la vida, siempre es un don, un regalo que puesto en las manos de Dios, adquiere una fuerza de multiplicación. Nuestro Padre no nos quita nada, todo lo multiplica”.

“Entrega. En Jesús, no existe un tomar que no sea una bendición, y no existe una bendición que no sea una entrega. La bendición siempre es misión, tiene un destino, compartir de lo que se ha recibido, ya que sólo en la entrega, en el compartir es cuando las personas encontramos la fuente de la alegría y la experiencia de salvación. Una entrega que quiere reconstruir la memoria de pueblo Santo, de pueblo invitado, a ser y a llevar por la alegría de la salvación”.

Para concluir el Papa dijo que “una vida memoriosa necesita de los demás, del intercambio, del encuentro, de una solidaridad real que sea capaz de entrar en la lógica del tomar, bendecir y entregar; en la lógica del amor”.

Sacerdote agradece visita del #PapaEnBolivia en nombre del Cardenal Terrazas pic.twitter.com/BnZSuC6pIP

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

Para esta visita del Papa a Bolivia se ha dispuesto que colaboren unos 14 mil voluntarios y para la seguridad se ha dispuesto que sean 35 mil los agentes en todo el país.

En el siguiente evento con los sacerdotes y religiosos se espera a unas cuatro mil personas, mientras que para el encuentro del Papa con los movimientos populares se calcula la participación de unos 1500 delegados.

Puede leer la homilía completa en: https://www.aciprensa.com/noticias/texto-y-video-homilia-del-papa-en-la-misa-en-santa-cruz-en-bolivia-35171/    

Siga el viaje del Papa en https://www.aciprensa.com/sudamerica2015/  

TEXTO Y VIDEO: Homilía del Papa en la Misa en Santa Cruz en Bolivia

SANTA CRUZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
A continuación la homilía que el Papa Francisco pronunció esta mañana en la Misa que celebró en esta ciudad boliviana ante miles de personas congregadas en la Plaza Cristo Redentor:  

Hemos venido desde distintos lugares, regiones, poblados, para celebrar la presencia de vida de Dios entre nosotros. Salimos hace horas de nuestras casas y comunidades para poder estar juntos, como Pueblo Santo de Dios. La cruz y la imagen de la misión nos traen el recuerdo de todas las comunidades que han nacido en el nombre de Jesús en estas tierras, de las cuales nosotros somos sus herederos.

En el Evangelio que acabamos de escuchar se nos describía una situación bastante similar a la que estamos viviendo ahora. Al igual que esas cuatro mil personas, estamos nosotros queriendo escuchar la Palabra de Jesús y recibir su vida. Ellos ayer y nosotros hoy junto al Maestro, Pan de vida.

Me conmuevo cuando veo a muchas madres cargando a sus hijos en las espaldas. Como lo hacen aquí tantas de ustedes. Llevando sobre sí la vida, y el futuro de su gente. Llevando sus motivos de alegría, sus esperanzas. Llevando la bendición de la tierra en los frutos. Llevando el trabajo realizado por sus manos. Manos que han labrado el presente y tejerán las ilusiones del mañana. Pero también cargando sobre sus hombros, desilusiones, tristezas y amarguras, la injusticia que parece no detenerse y las cicatrices de una justicia no realizada. Cargando sobre sí, el gozo y el dolor de una tierra. Ustedes llevan sobre sí la memoria de su pueblo. Porque los pueblos tienen memoria, una memoria que pasa de generación en generación, los pueblos tienen una memoria en camino.

Y no son pocas las veces que experimentamos el cansancio de este camino. No son pocas las veces que faltan las fuerzas para mantener viva la esperanza. Cuántas veces vivimos situaciones que pretenden anestesiarnos la memoria y así se debilita la esperanza y se van perdiendo los motivos de alegría. Y comienza a ganarnos una tristeza que se vuelve individualista, que nos hace perder la memoria de pueblo amado, de pueblo elegido. Y esa pérdida nos disgrega, hace que nos cerremos a los demás, especialmente a los más pobres.

A nosotros nos puede suceder lo que a los discípulos de ayer, cuando vieron esa cantidad de gente que estaba ahí. Le piden a Jesús que los despida, mándalos a la casa, ya que es imposible alimentar a tanta gente. Frente a tantas situaciones de hambre en el mundo podemos decir: «Perdón. No nos dan los números, no nos cierran las cuentas». Es imposible enfrentar estas situaciones, entonces la desesperación termina ganándonos el corazón.

En un corazón desesperado es muy fácil que gane espacio la lógica que pretende imponerse en el mundo, en todo el mundo, en nuestros días. Una lógica que busca transformar todo en objeto de cambio, todo en objeto de consumo, todo negociable. Una lógica que pretende dejar espacio a muy pocos, descartando a todos aquellos que no «producen», que no se los considera aptos o dignos porque aparentemente «no nos dan los números». Y Jesús una vez más vuelve a hablarnos y nos dice…: No, no, no es necesario excluirlos, no es necesario que se vayan, denles ustedes de comer.

Es una invitación que resuena con fuerza para nosotros hoy: «No es necesario excluir a nadie, no es necesario que nadie se vaya, basta de descartes, denles ustedes de comer». Jesús nos lo sigue diciendo en esta plaza. Sí, basta de descartes, denles ustedes de comer. La mirada de Jesús no acepta una lógica, una mirada que siempre «corta el hilo» por el más débil, por el más necesitado. Tomando «la posta» Él mismo nos da el ejemplo, nos muestra el camino. Una actitud en tres palabras, toma un poco de pan y unos peces, los bendice, los parte y entrega para que los discípulos lo compartan con los demás. Y este es el camino del milagro. Ciertamente no es magia o idolatría. Jesús, por medio de estas tres acciones logra transformar una lógica del descarte, en una lógica de comunión, en una lógica de comunidad. Quisiera subrayar brevemente cada una de estas acciones.

Toma. El punto de partida, es tomar muy en serio la vida de los suyos. Los mira a los ojos y en ellos conoce su vivir, su sentir. Ve en esas miradas lo que late y lo que ha dejado de latir en la memoria y el corazón de su pueblo. Lo considera y lo valora. Valoriza todo lo bueno que pueden aportar, todo lo bueno desde donde se puede construir. Pero no habla de los objetos, o de los bienes culturales, o de las ideas; sino habla de las personas. La riqueza más plena de una sociedad se mide en la vida de su gente, se mide en sus ancianos que logran transmitir su sabiduría y la memoria de su pueblo a los más pequeños. Jesús nunca se saltea la dignidad de nadie, por más apariencia de no tener nada para aportar y compartir. Toma todo, como viene.

Bendice. Jesús toma sobre sí, y bendice al Padre que está en los cielos. Sabe que estos dones son un regalo de Dios. Por eso, no los trata como «cualquier cosa» ya que toda vida, toda esa vida, es fruto del amor misericordioso. Él lo reconoce. Va más allá de la simple apariencia, y en este gesto de bendecir, de alabar, pide a su Padre el don del Espíritu Santo. El bendecir tiene esa doble mirada, por un lado agradecer y por el otro poder transformar. Es reconocer que la vida, siempre es un don, un regalo que puesto en las manos de Dios, adquiere una fuerza de multiplicación. Nuestro Padre no nos quita nada, todo lo multiplica.

Entrega. En Jesús, no existe un tomar que no sea una bendición, y no existe una bendición que no sea una entrega. La bendición siempre es misión, tiene un destino, compartir, el condividir de lo que se ha recibido, ya que sólo en la entrega, en el com-par-tir es cuando las personas encontramos la fuente de la alegría y la experiencia de salvación. Una entrega que quiere reconstruir la memoria de pueblo Santo, de pueblo invitado, a ser y a llevar por la alegría de la salvación. Las manos que Jesús levanta para bendecir al Dios del cielo son las mismas que distribuyen el pan a la multitud que tiene hambre. Y podemos imaginar cómo iban pasando de mano en mano los panes y los peces hasta llegar a los más alejados. Jesús, logra generar una corriente entre los suyos, todos iban compartiendo lo propio, convirtiéndolo en don para los demás y así fue como comieron hasta saciarse, increíblemente sobró: lo recogieron en siete canastas. Una memoria tomada, una memoria bendecida, una memoria entregada siempre sacia a un pueblo.

La Eucaristía. Es el «Pan partido para la vida del mundo», como dice el lema del V Congreso eucarístico que hoy inauguramos y tendrá lugar en Tarija. Es Sacramento de comunión, que nos hace salir del individualismo para vivir juntos el seguimiento y nos da la certeza de lo que tenemos, de lo que somos, si es tomado, si es bendecido y si es entregado, con el poder de Dios, con el poder de su amor, se convierte en pan de vida para los demás.

Y la Iglesia celebra la Eucaristía, celebra la memoria del Señor el sacrificio del Señor. Porque la iglesia es comunidad memoriosa. Por eso fiel al mandato del Señor, dice una y otra vez: «Hagan esto en memoria mía» (Lc 22,19) Actualiza, hace real, generación tras generación, en los distintos rincones de nuestra tierra, el misterio del Pan de Vida. Nos lo hace presente, nos lo entrega. Jesús quiere que participemos de su vida y a través nuestro se vaya multiplicando en nuestra sociedad. No somos personas aisladas, separadas, sino somos el Pueblo de la memoria actualizada y siempre entregada.

Una vida memoriosa necesita de los demás, del intercambio, del encuentro, de una solidaridad real que sea capaz de entrar en la lógica del tomar, bendecir y entregar; en la lógica del amor.

María, al igual que muchas de ustedes llevó sobre sí la memoria de su pueblo, la vida de su Hijo, y experimentó en sí misma la grandeza de Dios, proclamando con júbilo que Él «colma de bienes a los hambrientos» (Lc 1,53), que ella sea hoy nuestro ejemplo para confiar en la bondad del Señor que hace obras grandes con poca cosa, con la humildad de sus siervos. Que así sea.

Así reaccionó el Papa Francisco cuando Evo Morales le regaló Cristo sobre hoz y martillo

LA PAZ, 09 Jul. 15 (ACI).-
Una imagen ha dado la vuelta al mundo en el primer día del Papa Francisco en Bolivia: un Cristo crucificado sobre una hoz y un martillo –símbolo del comunismo–, el regalo con el que el presidente Evo Morales lo recibió en La Paz.

Aunque los problemas de audio de las únicas imágenes en video transmitidas del encuentro no permiten entender toda la justificación de Morales al polémico regalo, sí resulta evidente el desconcierto del Pontífice.

“No está bien eso”, dijo el Papa ante la explicación de Morales que parece describir el presente como una réplica de una talla que hizo en los ‘70s el sacerdote jesuita español Luis Espinal Camps, asesinado en 1980 por la dictadura, y por quien el Pontífice rezó en el camino que lo condujo del aeropuerto de El Alto hasta La Paz.

La reacción del #PapaenBolivia ante Cristo sobre hoz y martillo, polémico regalo de #EvoMorales https://t.co/8o182Gxwtd

— ACI Prensa (@aciprensa) julio 9, 2015

Poco antes del acto de intercambio de regalos y mientras recorría las calles de La Paz con dirección al Palacio de Gobierno, el Pontífice se detuvo en la zona donde se halló el cuerpo del sacerdote asesinado en la entrada del barrio de Achachicala. El Santo Padre pidió hacer un minuto de silencio y después rezó el Padre Nuestro junto a los fieles.

El regalo suscitó distintas reacciones en las redes sociales. Muchos acusan a Morales de querer politizar la visita del Papa.

Asimismo, católicos de distintos países rechazaron el gesto de Morales por considerarlo ofensivo a las numerosas víctimas de los grupos terroristas en América Latina y de los históricos regímenes totalitarios comunistas.

El culmen de la soberbia es manipular a Dios al servicio de ideologías ateas… Hoy, una vez más: #CristoCrucificado pic.twitter.com/uLbPPQDAGj

— Jose Ignacio Munilla (@ObispoMunilla) julio 9, 2015

El Obispo de Roma apenas estuvo cuatro horas en La Paz, capital de Bolivia, el día de su llegada en el marco de la visita apostólica que realiza hasta el próximo día 13 a Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Después de ser recibido por las autoridades, el Pontífice se desplazó hasta el Palacio Quemado, la sede del Gobierno, situado en los alrededores de la Catedral de la ciudad, para el habitual intercambio de regalos con el Presidente Evo Morales.

Luego de la reunión privada con Morales y el intercambio de obsequios, el Papa Francisco se desplazó hasta la Catedral, donde mantuvo un encuentro con las autoridades. En su discurso, afirmó que las ideologías encandilan mientras que la fe alumbra y guía la conciencia.

“Los cristianos, llamados a ser fermento en el pueblo, aportan su propio mensaje a la sociedad. La luz del Evangelio de Cristo no es propiedad de la Iglesia; ella es su servidora, la Iglesia debe servir al Evangelio de Cristo para que llegue hasta los extremos del mundo”.

“La fe es una luz que no encandila, las ideologías encandilan, la fe no encandila, la fe es una luz que no obnubila, sino que alumbra y guía con respeto la conciencia y la historia de cada persona y de cada convivencia humana”, indicó.

Emoción y esperanza: Así vivieron sacerdotes y religiosos en Ecuador encuentro con el Papa

QUITO, 09 Jul. 15 (ACI).-
El Papa Francisco se reunió esta mañana con el clero, religiosos, religiosas y seminaristas en el Santuario de Nuestra Señora de la Presentación del Quinche, en el marco de su visita apostólica a Ecuador. En este encuentro, el Santo Padre dejó de lado su discurso oficial e improvisó uno, en el que los alentó a no olvidar sus raíces.

Al evento, realizado en la parte posterior del Santuario, en el exterior del templo, asistió una multitud de sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas, tanto de Ecuador como de diversos países, algunos de los cuales llegaron al país como parte de la misión que realizan sus congregaciones.

En diálogo con ACI Prensa, el sacerdote argentino Sergio Castillo aseguró que “el Papa nos habla directamente a nosotros los sacerdotes, los religiosos” sobre “cómo quiere la Iglesia realmente que vivamos nuestra consagración y es por eso que estamos esperando su palabra”.

P. Sergio Castillo, argentino como el Papa y rector del Seminario Menor Beato Francisco Mártir de Loja #Ecuador pic.twitter.com/CsyUKubhW0

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

El P. Castillo, natural de la provincia argentina de Salta, lleva varios años ejerciendo su ministerio en Loja (Ecuador), donde actualmente es rector del Seminario Menor Beato Francisco Mártir.

El sacerdote expresó su alegría porque el carisma del Papa “la gente lo acepta muy bien y lo quiere muchísimo al Papa, sobre todo porque es latino”.

Al evento también asistieron las religiosas argentinas Karina y Florencia, de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús. Ellas llegaron a Ecuador hace apenas cuatro meses, y laboran en una escuelita primaria.

Religiosas argentinas Karina y Florencia de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, vieron hoy a #FranciscoenEcuador pic.twitter.com/BLiOSLCyDh

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

La hermana Florencia señaló que “realmente es una emoción, una alegría. (El Papa) nos trae alegría y nos trae mucha esperanza”, aseguró.

La hermana Karina, por su parte, expresó su confianza en que la visita del Papa y su mensaje “nos renueve, que nos ayude a encontrar el verdadero sentido que tiene nuestra vida, que es vivirla con compromiso y con alegría”.

En el encuentro de los sacerdotes y religiosos con el Papa también participó la hermana Custodia de Jesús y Sonia Mackliff, de las Servidoras del Señor y la Virgen de Matará, parte de la Familia del Verbo Encarnado.

Hermana Custodia de Jesús y Silvia Mackliff, de Servidoras del Señor y la Virgen de Matará, en Santuario del Quinche pic.twitter.com/gAPQ7he7VH

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

Esta congregación nació en Argentina, y en Ecuador tiene misiones en Galápagos, Guayaquil y Loja.

La hermana Custodia de Jesús, natural de Guayaquil, aseguró que “el Papa, como es el Vicario de Cristo, siempre nos da un mensaje que nos da justo en el momento”, y expresó su alegría porque se encontró con “muchas congregaciones religiosas, y eso es como que sí hay muchas vocaciones, y es ver los diferentes carismas a los que el Señor nos ha llamado”.

Por su parte, el P. Orlando Peña, ecuatoriano y responsable de misiones en la Diócesis de Guaranda (Ecuador), señaló que “siempre hay el deseo de escuchar un mensaje que nos anime para continuar en la misión que llevamos siempre, recibir el mensaje por medio del Papa que nos venga de Dios”.

P. Orlando Peña, encargado de las misiones en la diócesis ecuatoriana de Guaranda. #FranciscoenEcuador pic.twitter.com/KNhR5k6jvO

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

Naturales de Alemania, el P. Benedicto y el hermano Samuel, de la Comunidad Agnus Dei, llevan adelante su vida cristiana en Ecuador, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

El P. Benedicto, el hermano Samuel y la cadena de oración contra la violencia de la Comunidad Agnus Dei pic.twitter.com/N0pxInMqlA

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

El P. Benedicto, de 33 años y ordenado sacerdote hace apenas una semana, explicó que “somos una comunidad de vida contemplativa, también con actividades apostólicas, pero más tenemos Adoración Perpetua, por ejemplo. Nos dedicamos a la vida en común, de oración y trabajo”.

“Estamos hoy aquí para ver al Papa y también para promover una iniciativa de oración por la paz que se llama ‘Quebrar la vara del Violento’, que es una oración que se hace en contra de la violencia en México ahora y también en Ecuador”, señaló.

Para este motivo, señaló, “hicimos un millón de estampitas, las repartimos e invitamos a las personas para que se junten a esta cadena de oración, para que Dios utilice esta oración para restablecer la paz y debilitar las fuerzas del mal”.

El hermano Samuel por su parte indicó que la Comunidad Agnus Di tiene “una casa en África, una en Jerusalén y una en Alemania”.

Samuel, de 60 años, habla perfecto español pues vive en América Latina desde hace algunas décadas. Ingresó a esta comunidad religiosa en 1982.

En Agnus Dei, señaló, “hay todos los estados de vida: sacerdotes, seminaristas,  casados, célibes”.

Él ingresó a esta comunidad en 1982. Quince años más tarde, “me tocó acompañar la fundación en Ecuador, porque hablaba castellano”.

Minutos antes de la llegada del Papa Francisco al Santuario del Quinche un grupo de laicos consagrados realizó una vistosa danza.

Entre los participantes se encontraba Irene Almario, Misionera Laurita.

Irene explicó a ACI Prensa que “presentamos esta danza para convocar a todos los grupos y comunidades a que seamos una sola, no importa las diferentes comunidades sino que cada una tenemos nuestro diferente carisma pero con un solo sentido, que es Jesucristo”.

Irene Almario, misionera laurita, que evangeliza indígenas en #Ecuador pic.twitter.com/DwbSBwKupf

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

La misionera laurita explicó que el encuentro con el Papa le produjo “mucha emoción, pero a la vez también mucha esperanza para todos los jóvenes que estamos en este caminar de la vida religiosa”.

La especialidad de las misioneras lauritas y los misioneros lauritas, explicó, “son los hermanos indígenas. Trabajamos con ellos en la selva, en el campo y en la ciudad. Y luego de ellos, los campesinos, inmigrantes, indígena y negros”.

Irene ha participado en el apostolado a indígenas, insertada “en la selva con ellos”.

“La única experiencia que puedo decir es ser una indígena más o como dice el Papa Francisco un pobre más entre los pobres”, aseguró.