Archivo de la categoría: Catedral de Apatzingan

140515. SAN MATÍAS APÓSTOL. Hech. 1,15-17.20-26. Creo en la Iglesia que es una, Santa, Católica y Apóstólica. Nuestra fe está basada en el testimonio de aquellos que fueron los testigos oculares de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo: Los Apóstoles.

 
 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-12T18_37_42-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-12T18_37_42-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0

130515. PABLO PREDICA EN ATENAS. NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA. Hech. 17,15-16.22-18,1. Cuando los hombres no son capaces de deshacerse de sus ideas preconcebidas, no pueden aceptar el mensaje de la salvación.

 
 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-12T16_25_43-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-12T16_25_43-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0

120515. PABLO PRESO EN FILIPOS. Hech. 16,22-34. El ser fiel a la predicación del Evangelio nos traerá persecuciones, azotes y cárceles. Pablo enfrentó las consecuencias de querer instaurar la civilización del amor en medio de un mundo de egoístas.

 
 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-12T08_41_19-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-12T08_41_19-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0

110515. LA EVANGELIZACIÓN DE FILIPOS. Hech. 16,11-15. El mensaje del Evangelio llega a Europa y la primera convertida es una mujer: Lidia, comerciante en púrpura, originaria de la ciudad de Tiatira.

 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-11T05_47_15-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-11T05_47_15-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0

100515. PERMANEZCAN EN MI AMOR. Jn. 15,9-17. Dios es amor nos grita hoy la palabra de Dios que nos recuerda que nosotros los hijos del amor tenemos que amar como Él, nuestro Padre, ama.

 
 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-10T07_16_26-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-10T07_16_26-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0

“EL AMOR, FUNDAMENTO DE LA VIDA CRISTIANA.” (Jn 15,9-17). “Al caer de la tarde te examinarán en el amor.” (San Juan de la Cruz).

 
 

Pbro. Lic. Salvador M. González M.

 Mucho se ha escrito sobre el amor. Poetas, escritores, músicos y místicos han vertido tinta al por mayor escribiendo sobre esta palabra de cuatro letras. La palabra ‘te amo’ es la más común en el vocabulario de un joven enamorado. ‘Amor, amar’, es lo que más repetimos nosotros los predicadores. El mandamiento del amor es la ley fundamental tanto del cristianismo como del judaísmo y, sin embargo, notamos en el mundo ausencia de amor. Guerras, destrucción, violencia, muerte (basta con recordar la reciente guerra de Irak y los ataques terroristas), explotación, injusticias, intereses económicos de los países poderosos, etc. Tal pareciera que 1250 años de judaísmo y los casi 2000 años de cristianismo hubieran sido inútiles. El hombre no ha sido capaz de valorar la importancia del amor y el papel fundamental que juega en la búsqueda de la felicidad.

 Juan es el evangelista que más habla del amor. Llega en sus cartas al descubrimiento del Dios amor y afirma que sólo aquel que ama conoce a Dios y se manifiesta como hijo suyo (1Jn 4,7ss). Es en su evangelio donde Jesús da el mandamiento nuevo que hará que nos manifestemos como discípulos suyos. El amor nos lleva al cumplimiento de los mandamientos los cuales a su vez nos hacen permanecer en su amor. El amor a Cristo se manifiesta precisamente en el cumplimiento de su mandamiento. Amar al prójimo es manifestar que amamos a Cristo y si amamos, entonces el Dios que es amor viene a habitar en nosotros. Cuando el hombre es capaz de vivir en el amor en ese momento el Dios que es amor habita en él. En el momento en que el amor triunfe en el mundo, dice el libro del Apocalipsis, “Dios pondrá su morada entre los hombres, vivirá con ellos como su Dios y ellos serán su pueblo” (Apoc 21,3). Este capítulo culmina con una afirmación solemne: “Templo no vi ninguno; su templo es el Señor Dios, soberano de todo y el Cordero. La ciudad no necesita sol ni luna que la alumbre, la gloria de Dios la ilumina y su lámpara es el Cordero”.

 Estar con Dios, es volver al origen de donde salimos, es el ideal y la esperanza hacia donde se dirige nuestra mirada. Jesús nos dice que si queremos podemos alcanzar este ideal y desde ahora, podemos vivir en la intimidad de Dios, hacer que habite en nosotros. El requisito es que amemos. Porque sólo si amamos nos haremos dignos de que el Dios del amor habite en nosotros y si Dios está con nosotros, exclama Pablo, ¿quién podrá estar contra nosotros?

 Cuando Clara de Asís pidió a San Francisco que le permitiera abrazar la vida que él llevaba le dijo: “yo no quiero que me entiendan los demás, yo quiero entender; tampoco pido ser amada, yo quiero amar; donde haya tristeza, por favor, ayúdame a encontrar alegría…” y Francisco aceptó a Clara en su comunidad, porque también ella había entrado en la dimensión del amor.

 Cuántos matrimonios deshechos encontrarían la reconciliación y la felicidad para ellos y sus hijos si entendieran  la importancia del amor, si hicieran el esfuerzo por volver al amor primero, al amor de juventud, a ese amor donde cada uno estaba dispuesto a sacrificarse por el otro. Porque el amor significa eso, donación total al ser amado a ejemplo de Cristo que se donó totalmente al hombre al extremo de dar su vida por él. El amor me lleva a esforzarme por comprender al otro, por ver las cosas desde su punto de vista, me lleva a tratar de agradarlo siempre, a hacer que se sienta feliz conmigo. El amor me hacer servicial, acaba con mi egoísmo y mi soberbia; el amor me hace feliz y hace felices a todas las personas que me rodean.

 

 Cuando Jesús se acercaba a Jerusalén exclamó llorando: “¡Si tú comprendieras en este día el camino que te conduce a la paz! Pero no, no tienes ojos para verlo” (Lc 19,42). A nosotros nos sucede lo que a los jerosolimitanos, no somos capaces de ver ese camino que nos conduce a la paz y a la felicidad. Por eso se ha hecho necesario recordar una vez más el mandamiento del Señor: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado”.

VI DOMINGO DE PASCUA. (Act 10, 25-26. 34-35. 44-48; Sal 97; 1Jn 4, 7-10; Jn 15, 9-17)

 
 

P. Ángel Moreno de Buenafuente.

AMADOS DE DIOS
Pocos días como hoy concurren las lecturas con tanta fuerza y evidencia para afirmar el núcleo de la revelación: “Dios es amor” (1Jn 4, 7). Quizá no valoramos la expresión suficientemente, por ser manida y estar  un tanto gastada, como si fuera fórmula aprendida del catecismo.

Y sin embargo, cuando uno experimenta en propia carne que Dios no lleva cuentas del mal, que perdona y “no hace distinciones” (Act 10, 34 ), seas de la nación que seas, que te quiere por ti mismo, se llega a ser consciente de que el amor de Dios no depende de la propia respuesta, ni siquiera de la fidelidad que tengamos, porque “en esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados  (1Jn 4,10).

Si descubres que el amor con el que eres amado, no es de compromiso, ni pasajero, sino que Jesucristo afirma: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor” (Jn 15, 9), ¿qué resistencia cabe ante tal derroche de amor y declaración de fidelidad?

Te puedo asegurar que si en algún momento de tu vida percibes en tu corazón la brisa del amor divino, quedarás conmovido como el profeta, postrado por sobrecogimiento, al mismo tiempo que sentirás la anchura interior y el abrazo envolvente de la misericordia.

Deja que entre en ti la declaración de amor más sincera, estable, gratuita, regeneradora, fiel, permanente, la declaración divina, y nada será igual. La existencia de cada uno de nosotros transcurre en la diferencia entre mendigar amor o en sabernos amados, en caminar heridos de nostalgia, o remecidos de agradecimiento.

¡Qué distinto es levantarse cada mañana, sabiendo que alguien te mira, te espera, te acompaña, te quiere, de no saber para qué ni para quién vives!

“Tú eres amado”. Te puedo asegurar que estas palabras cambiaron mi vida, aunque por torpeza a veces las olvide, pero cuando se han grabado en el corazón en momentos de intensa soledad, siempre cabe volver a ellas. Se reconoce que son sinceras, restauradoras, discretas y, como cuando después de una gran sequía vuelven las lluvias suaves y templadas, todo el ser se estremece y le parece soñar, pero es verdad. ¡Somos amados!

No desperdicies la generosidad de Dios, de ella depende que gustes la felicidad posible en esta vida. Te lo deseo.

MES DE MAYO, LA VIRGEN DE LA TERNURA.

 
 

P. Ángel Moreno de Buenafuente.

Entre todos los iconos que se veneran en las iglesias orientales, destaca el de
la Virgen de Vladimir, de principios del siglo XII, el más antiguo de origen bizantino, y uno de los más célebres y venerados de Rusia. Desde 1930 se conserva en la galería Tretiakov de Moscú.

Te invito a que fijes tus ojos en los de la Virgen, y establezcas el diálogo al que ella te invita con la indicación que te hace con la mano izquierda.

En los iconos de la Zeotocos (Madre de Dios) que conocemos, se observan diferencias muy notables. En unos, la Virgen muestra al Niño Jesús separado de su rostro, y en otros, como el que ahora contemplamos, el pequeño Jesús nos lleva a dar un beso a la Madre. En este caso, la representación toma el sobrenombre de Virgen de la Ternura.

Para interpretar el lenguaje de la imagen, también es muy importante fijarse en la mano, que nos conduce a Jesús. A la Virgen que se muestra con este gesto, se la denomina Hodigitria, la que señala el Camino.

Observa las estrellas dibujadas sobre el manto: una en la cabeza, otra en el hombro izquierdo, y la del lado derecho, ocupada por  el Niño Jesús. Esto es símbolo  de la plenitud de gracia. María, la llena de gracia, la amada de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Si obedeces a las indicaciones que te muestra el icono, y has permanecido orante ante la imagen, muy pronto vas a entrar en el círculo amoroso que inspira. La Virgen, a la vez que te recibe con su mirada, llena de amor y de ternura, te está indicando a quién debes dirigirte, que es a su Hijo. Él es el Camino, la Verdad y la Vida, pero sorprendentemente, el Niño te lleva a dar un beso a la Madre, completándose así un círculo de amor.

El amor de Dios es abierto, trinitario, no encierra, ni secuestra, es misionero, siempre envía y sugiere formas de entrega, hasta el extremo de dar la vida por amor.

La luz que despide el icono es revelación de la gloria divina, todo el campo queda transfigurado por el resplandor de quien es la Luz del mundo, el Sol que nace de lo alto. 

A lo largo de la historia, muchas personas que han contemplado este icono, y lo han venerado con fe y amor, han recibido el don de la oración continua, el saberse siempre mirados con ternura a través de los ojos maternos de María, que nos lleva a Jesús.

090515. TIMOTEO COMPAÑERO DE PABLO. Hech. 16,1-10. Pablo es un hombre dócil a las mociones del Espíritu Santo, busca no hacer su voluntad; sino la voluntad de Dios.

 
 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-09T05_47_59-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-09T05_47_59-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0

080515. EL ESPÍRITU SANTO Y NOSOTROS. Hech. 15,22-31. Los Apóstoles hablan movidos por el Espíritu Santo que los ilumina para conocer la voluntad de Dios y permanezcan fieles a las enseñanzas de Jesucristo.

 
 

http://catedraldeapatzingan81111.podomatic.com/embed/frame/posting/2015-05-07T19_41_59-07_00?json_url=http%3A%2F%2Fcatedraldeapatzingan81111.podomatic.com%2Fentry%2Fembed_params%2F2015-05-07T19_41_59-07_00%3Fcolor%3D43bee7%26autoPlay%3Dfalse%26width%3D550%26height%3D85%26objembed%3D0