Sacerdote que confesó 18 horas seguidas revela qué santos lo inspiraron

, 25 Ene. 23 (ACI Prensa).-
El joven sacerdote que escuchó confesiones durante 18 horas seguidas reveló el nombre de los santos que lo inspiraron.

El P. David Michael Moses, sacerdote de la Arquidiócesis de Galveston-Houston (Estados Unidos), dijo a EWTN Noticias que la idea de tener largas jornadas de confesión se la debe a dos santos cuyas vidas conoció desde pequeño.

El sacerdote recordó que “mientras crecía escuchaba historias de mi mamá sobre San Juan María Vianney y el Santo Padre Pío, de cómo ellos escuchaban confesiones durante 16, 17, 18 horas al día”.

“Siempre me preguntaba cómo sería eso posible”, mencionó.

San Juan María Vianney, también conocido como el Santo Cura de Ars, fue un piadoso sacerdote que durante la primera mitad del siglo XIX administraba el sacramento de la penitencia hasta 18 horas al día.

Miles de personas peregrinaban hasta Ars para confesarse con San Juan María Vianney, quien solía atender a los fieles desde la medianoche hasta las 6 de la tarde.

Por su parte, San Pío de Pietrelcina fue uno de los confesores más famosos del siglo XX. 

Quienes se acercaban al confesionario del Padre Pío, aseguraban que el santo de los estigmas tenía el don de escrutar las conciencias y de mencionar los pecados que los penitentes olvidaban confesar.

El P. Moses explicó que, tras su ordenación sacerdotal, se dio cuenta de la gran necesidad del sacramento de la confesión.

“Es demasiado bueno para el mundo que el poder de la misericordia de Dios sea tan fuerte para la vida de las personas a través de este sacramento”, explicó el joven sacerdote.

Por eso tomó la decisión de “hacerlo accesible para todas las personas, especialmente, en los tiempos de Adviento y Cuaresma”.

El joven sacerdote consideró que confesar a los fieles durante 18 horas fue “reflejar la disponibilidad de la misericordia de Dios, que siempre está esperando que volvamos a Él”.

La larga jornada de confesiones comenzó el 17 de diciembre a las 6 de la mañana y terminó a la medianoche.

El P. Moses recordó que al inicio del día “ya había 3 carros estacionados esperando” y que por la tarde “a veces eran 30 o 40 personas esperando en la fila”.

El joven sacerdote dijo no estar “exactamente seguro sobre la razón de por qué la gente vino”.

“Solo sé que para mí, como sacerdote, hacer el sacramento accesible para las personas hace que ellas respondan muy bien”, explicó.

Finalmente, el sacerdote invitó a los jóvenes como él a recordar que “lo que el Señor quiere para nosotros es liberarnos del pecado que nos lastima y poder darnos la plenitud de la vida en el gozo de seguirlo”.

Debido al éxito de su primera jornada de confesiones, el P. Moses decidió repetir la idea el 21 de diciembre con resultados similares.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s