“Descansar sin descuidar la fe”: 6 sitios para el turismo religioso en Uruguay

, 25 Ene. 23 (ACI Prensa).-
Con la consigna de “Descansar sin descuidar la fe”, la Arquidiócesis de Montevideo (Uruguay) ofreció un listado de seis sitios donde practicar turismo religioso durante las vacaciones de verano.

Uruguay, explicaron, cuenta con diferentes lugares turísticos que “mezclan su valor patrimonial o histórico con su riqueza en la fe”.

En esa línea, citaron las palabras de la presidenta de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación y la sede de Unesco en Uruguay: La Iglesia “no da abasto con el rico patrimonio histórico que tiene”.

A continuación, seis lugares para visitar en Uruguay, “sin descuidar la fe”.

1.- La capilla Farruco

En la ciudad de Durazno, ubicada junto a un fortín, se encuentra la capilla Narbona, una edificación de 1797 que recibió su nombre debido al apodo de su autor, el español Francisco Rodríguez.

La historia narra que el militar y estadista José Gervasio Artigas, residió en Durazno y frecuentó el templo.

También fue sede de los gobiernos de Lavalleja y Rivera, y la primera ciudad donde una mujer emitió el voto en Latinoamérica.

Actualmente, la edificación histórica se encuentra a la espera de refacciones para permitir el recorrido de los turistas.

2.- La capilla Narbona

En la ciudad de Colonia, sobre un predio de 35 hectáreas, se ubica este templo construido en 1732 por Juan de Narbona, de origen español.

Es la capilla más antigua de Uruguay y forma parte de un recorrido turístico que también incluye la comunidad de la Calera de las Huérfanas.

La finca Narbona se encuentra en el kilómetro 264 de la ruta 21, a unos diez kilómetros de la ciudad de Carmelo. 

Allí se pueden encontrar ruinas de construcciones, corrales de piedra, la capilla y ranchos donde vivían los esclavos con sus familias y los indígenas, todos convertidos al cristianismo.

Más información en el teléfono +598 4540 4154.

3.- Santuario Virgen de Las Flores

Esta construcción, del movimiento Orionita en Uruguay, se encuentra al norte del balneario Estación La Floresta.

El Santuario dedicado a la Virgen de las Flores cuenta con dos grandes atractivos: uno de ellos es que el fundador del movimiento, San Luis Orione, residió en el lugar.

Otra de las atracciones es la imagen que se encuentra al interior del templo. La Virgen de las Flores fue llevada allí desde la ciudad italiana de Bra, por intermedio de Antonio Bersanino, en 1876. Está tallada en madera, recubierta de yeso, y mide 1.60 metros de altura. 

En el terreno vive el P. Leonardo Rodríguez, sacerdote ermitaño de la diócesis de Canelones, que colabora con el santuario.

Permanece abierto todos los días, entre las 9 y las 20 horas, y las celebraciones son todos los domingos al mediodía. El 29 de cada mes se celebra también una misa en la tarde, en memoria de la Virgen de Las Flores.

Quienes deseen visitarlo se pueden comunicar al teléfono +598 4373 9123. 

4.- Fortaleza de Santa Teresa

En la ciudad turística de Rocha, popular por sus costas, se encuentra esta antigua fortaleza de gran valor histórico.

Ubicada a unos 300 kilómetros de la capital uruguaya, y muy cercana a la ciudad de Chuy, se encuentra esta imponente estructura que en 1825 pasó a ser propiedad de los orientales y durante un largo lapso permaneció abandonada.

A mediados del siglo XIX, en el marco de la Guerra Grande, fue ocupada por las tropas de Oribe.

En 1928, el historiador Arredondo impulsó la restauración de la fortaleza, símbolo de la era colonial, y luego de una década fue abierta a los turistas. En la actualidad, posee un museo, y su visita incluye el recorrido por la antigua capilla y la sacristía del siglo XIX.

5.- Santuario de la Virgen del Verdún

Muy próximo al centro de la ciudad de Minas, en la cima del cerro más alto de la ciudad, se ubica el Santuario Nacional de la Virgen del Verdún.

El primer poblador de la zona fue un vasco francés de nombre Juan Bautista Berdum, a quien el gobierno de España le donó dichos terrenos en 1801. Por ese motivo los vecinos lo llamaron Verdún.

La devoción tiene su origen en el P. José De Luca, que fue párroco de Minas entre 1891 y 1906, e ideó allí la colocación de una imagen de la Inmaculada Concepción.

Mons. Mariano Soler le encomendó al arquitecto Cayetano Bringas la instalación del monumento en la cima del Verdún, junto a tres pilastrones que simbolizan las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

Cada 19 de abril se lleva a cabo la peregrinación a la Virgen del Verdún, que usualmente reúne a más de 60 mil personas.

Desde 1901 y durante todo el año, los fieles acuden al cerro de manera ininterrumpida, por lo que la Conferencia Episcopal del Uruguay lo declaró Santuario Nacional.

6.- Gruta del Padre Pío

En la localidad de Paysandú, cerca del río Daymán, y del límite con el departamento de Salto, se halla la Gruta del Padre Pío, un lugar en medio del campo, sito en el territorio de la estancia “La Aurora”, de propiedad privada pero libre acceso.

Quienes deseen visitar el lugar, deberán recorrer un camino largo a pie, y en el camino encontrarán letreros con frases de San Pío de Pietrelcina.

El trayecto finaliza en la gruta, donde se destaca la imagen del santo, protegida por una reja. Allí, los devotos dejan ofrendas al Padre Pío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s