Hoy se celebra la dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor en Roma

REDACCIÓN CENTRAL, 05 Ago. 22 (ACI Prensa).-
Cada 5 de agosto la Iglesia celebra la fiesta de la Dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor.

Santa María la Mayor está ubicada en Roma (Italia), donde destaca por ser el templo más grande de la ciudad dedicado a la Madre de Dios. Así mismo, es reconocida como la iglesia más antigua de Occidente consagrada a la Virgen.

María es verdaderamente Madre de Dios

La Basílica de Santa María la Mayor fue construida por orden del Papa Sixto III, poco después de terminado el Concilio de Éfeso (año 431). En dicho concilio la Virgen María fue proclamada Madre de Dios, dejando atrás numerosas discusiones en torno a esta condición y título.

Es posible afirmar que la Virgen es auténticamente “Madre de Dios” porque es verdaderamente Madre de Cristo todo -Él es una sola persona con dos naturalezas: humana y divina-. En otras palabras, no es posible que María sea Madre de Cristo y que lo sea parcialmente (solo de su humanidad).

Al haber hecho esto, los padres conciliares condenaron la herejía nestoriana (difisismo), que sostenía que en Cristo había dos naturalezas radicalmente separadas y concluía, ilícitamente, que María era solo madre de Jesús hombre. Esto, a la larga, equivalía a afirmar que en Jesús habían “dos personas” y no una. Siendo María Madre de Cristo en su unidad y plenitud, es posible afirmar que es “Madre de Dios”.

La construcción

El Papa Sixto III eligió el monte Esquilino como el lugar propicio para la edificación.

Santa María la Mayor, como se le llama habitualmente, está llena de historia y recoge de manera singular, por su riqueza artística, innumerables expresiones de piedad filial a María. Peregrinos y visitantes quedan sobrecogidos por su belleza, que invita a la devoción y a profundizar en el misterio de la participación humana en los planes de Dios, prefigurado en la Virgen: Santa María es la “Sierva de Dios” que se hizo “Madre de Dios” para salvación del género humano.

Como expresión de ello, en la Basílica se encuentra una imagen mariana con el título de “Virgen María, salvadora del pueblo romano”, la “Salus Populi Romani”, protectora de la ciudad a quien sus devotos sacan en procesión en momentos de necesidad (por ejemplo, a su intercesión se atribuye el fin de una de las plagas que diezmó a la ciudad de Roma siglos atrás).

San Juan Pablo II, desde el comienzo de su pontificado, quiso que una lámpara estuviera encendida bajo este ícono mariano como muestra de su gran devoción. Por su parte, el Papa Francisco, antes de emprender un viaje internacional y a su retorno, se dirige a la Basílica, deja un ramo de flores al pie de esta imagen mariana y se detiene para hacer un momento de oración.

Santa María de las Nieves

A veces los fieles se refieren a Santa María la Mayor como la Iglesia de “Santa María de las Nieves”, debido a un milagro vinculado a esta advocación cuya imagen está en una de las naves del templo. Asimismo, se le denomina “Basílica Liberiana” en memoria del Papa Liberio, que fue quien la consagró; o “Iglesia de Santa María de la Cuna” porque, según la tradición, allí se conserva un fragmento de la cuna del Niño Jesús, traída desde Tierra Santa por Santa Elena.

En Roma hay cuatro Basílicas mayores de gran importancia histórica y espiritual. Santa María la Mayor es una de ellas. Las otras tres son la Basílica de San Pedro, la Basílica de San Juan de Letrán y la Basílica de San Pablo Extramuros.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s