Hoy la Iglesia recuerda a beata polaca que dio su vida para salvar a su nuera embarazada

Redacción Central, 13 Jul. 22 (ACI Prensa).-
La Iglesia Católica recuerda cada 13 de julio el martirio de Marianna Biernacka, beata polaca que durante la Segunda Guerra Mundial entregó su vida para salvar de la Alemania nazi a su nuera y a su hijo que llevaba en el vientre.

La Conferencia Episcopal Polaca indica que a Marianna Biernacka, una de los 108 mártires beatificados de la Segunda Guerra Mundial, es considerada la patrona de las suegras.

Marianna Biernacka nació en Polonia en 1888. A la edad de 20 años, se casó con Ludwik Biernacki. Seis hijos nacieron en su matrimonio, pero cuatro murieron poco después del nacimiento. Sus hijos sobrevivientes se llamaron Leokadia y Stanisław.

Marianna y Ludwik Biernacka mantuvieron a su familia trabajando en una finca de 20 hectáreas en la ciudad polaca Lipsk. Después de la muerte de su esposo, Marianna solo vivió con su hijo, ya que su hija Leokadia se casó.

A partir del 11 de julio de 1939, después de que su hijo Stanisław se casó con Anna née Szymczyk, Marianna vivió acompañada de esta joven pareja, mostrando una actitud de preocupación, bondad y amor maternal hacia los esposos y sus hijos.

El 1 de julio de 1943 hubo arrestos masivos de residentes de Lipsk y sus alrededores, en represalia por el asesinato de un policía alemán. Los nazis arrestaron al hijo de Marianna y a su esposa, que estaba embarazada, para asesinarlos.

Marianna se arrodilló ante un soldado nazi y le pidió permiso para ir en lugar de su nuera, diciendo las siguientes palabras: “Señor, ¿a dónde irá? Tened piedad, un niño está aquí en su vientre”.

Luego, dirigiéndose a su familia, dijo: “Yo soy vieja y ustedes jóvenes. Deben vivir”.

El alemán accedió a la propuesta de Marianna, quien, junto con su hijo Stanisław y otros detenidos, fueron transportados a la prisión de Grodno, en Bielorrusia.

El 13 de julio de 1943, los alemanes dispararon contra Marianna Biernacka y a 49 residentes de Lipsk en los fuertes detrás de Naumovichi, un pueblo ubicado a pocos kilómetros al norte de Grodno.

Un lugar de veneración especial a la beata Marianna Biernacka es la parroquia de Nuestra Señora del Ángel en Lipsk.

Marianna Biernacka fue beatificada junto con 107 mártires por el Papa San Juan Pablo II el 13 de junio de 1999, en Varsovia (Polonia).

El Santo Padre estableció el 12 de junio como día de las memorias litúrgicas de la Beata Marianna y 107 compañeros mártires de la Segunda Guerra Mundial.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s