6 católicos narran cómo se salvaron de morir en la masacre de Pentecostés en Nigeria

, 28 Jun. 22 (ACI Prensa).-
A pocas semanas de la masacre en la Misa de Pentecostés, que dejó decenas de católicos muertos y heridos en Nigeria, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) compartió el testimonio de dos niños y cuatro adultos sobrevivientes del ataque terrorista.

El 5 de junio, en la Solemnidad de Pentecostés, hombres armados irrumpieron en la iglesia católica de San Francisco Javier, en la localidad de Owo, estado de Ondo (Nigeria) y con armas de fuego y explosivos asesinaron a decenas de feligreses católicos e hirieron a más de 80. Muchos señalan como posibles culpables a los pastores fulani, violentos grupos de mayoría musulmán.

En un comunicado, la fundación pontificia ACN señaló que se reunió con algunos de los sobrevivientes de la masacre, que actualmente se están recuperando en el hospital de San Louis y en el centro médico federal (Federal Medical Center), y compartió el testimonio de dos niños, una mujer embarazada y otros tres adultos sobrevivientes.

Blessing John, una mujer de 36 años que está en su séptimo mes de gestación, recordó que el día del ataque ella estaba sentada en la fila central de la iglesia, “cuando oí los primeros gritos”.

Ella explicó que debido a su estado no logró correr hacia la sacristía ni a la capilla para refugiarse, como hicieron otros, así que se tumbó encima de los fieles muertos y logró protegerse solo hasta que los terroristas comenzaron a lanzar explosivos.

“Empecé a arrastrarme para ponerme a salvo, pero antes de que pudiera ir lejos, la dinamita explotó y me quemó la espalda y la pierna izquierda”, dijo.

“No podía gritar ni sentir ningún dolor en ese momento, sin embargo, mis heridas sangraban. Pude abrir la boca y dije: ‘Padre, vine a alabarte a tu templo y ha ocurrido esto. Si muero, muero; pero, por favor, Dios, acuérdate de mí y de mi pequeña hija en tu reino’”, recordó.

Blessing dijo que agradece a Dios porque su hija que lleva en el vientre también sobrevivió, así como su otra hija de tres años, que quedó “seriamente herida” y está en el hospital; y pidió que recen para que puedan recuperarse pronto para poder volver a verse.

Entre los niños sobrevivientes está la pequeña Okorie Faith, de 9 años, que dijo que quiere “ser religiosa”.

“Todo lo que pido es estar viva y cumplir mis sueños”, señaló. “No quiero morir. Por poco me muero. Quiero vivir por mucho tiempo para cumplir mis sueños y que mis padres estén orgullosos de mí. Le doy gracias a Dios por mantenerme viva. Téngannos siempre en sus oraciones”, dijo.

La otra niña es Sunday Vincent, de 5 años, que había ido a la iglesia con sus padres y se extravió durante el ataque, pero logró reencontrarse con ellos en el hospital. Al igual que Okorie, Sunday tiene miedo de volver a ir a la iglesia.

“Estaba confundida, con miedo, y lloré durante todo el ataque. Pensé que mi mamá y mi papá habían muerto, pero cuando estaba en el hospital, vi que estaban vivos. Eso me hizo muy feliz. No quiero ir de nuevo a la iglesia porque si lo hago, podrían matarme”, dijo.

Entre los otros adultos sobrevivientes está Thaddeus Bade Salau, de 52 años, un padre de familia cuya hija murió asesinada a balazos frente a él.

Relató que “estaba tumbado en el suelo” durante el ataque cuando los terroristas hicieron que él y su hija, junto a otros siete, se levanten y les comenzaron a disparar uno a uno. Thaddeus fue el único sobreviviente, pues le dispararon en la mejilla.

“Ha sido realmente doloroso perder a mi amada hija durante el ataque, pero mi fe no se ha visto afectada por ello. Este ataque ciertamente fortaleció mi fe en Dios”, dijo y pidió oraciones por la “pronta recuperación” de todos, así como “ayuda material y económica”.

Otra señora mayor que resultó gravemente herida fue Josephine Ejelonu, de 50 años, quien recibió el impacto de la dinamita cerca de sus piernas.

Ella relató que al igual que los demás se tiró al suelo “sobre la gente que ya había muerto, fingiendo estar muerta también”, pero no pudo escapar del explosivo. Tras el impacto, “la carne de mis piernas se hizo pedazos y mis huesos quedaron expuestos”, dijo.

La valiente mujer relató que cuando vio que uno de los terroristas se comenzaba a acercar a ella, pese a su “estado de confusión y agonía”, se arrastró y lanzó fuera de la iglesia, logrando salvarse.

Josephine agradeció a Dios “por haberme salvado la vida y la de mi familia”, pero dijo que está “triste y enojada porque almas inocentes fueron asesinadas”.

“Este ataque fue un golpe también para mi fe, pero rezo para recibir más gracia y fuerza para seguir siendo firme”, dijo.

Finalmente, Emmanuel Igwe, de 35 años, dijo que se tumbó al suelo como muchos y logró salvarse al igual que toda su familia, pero aún recuerda el trauma de ver a muchas personas morir a su lado.

“Dios me dio una segunda oportunidad”, dijo y confesó que si bien guarda dolor y rabia por el ataque, también ha fortalecido su fe. “El ataque me lleva a estar cerca de Dios”, concluyó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s