El Papa Francisco reforma la regulación de las Misas celebradas en forma extraordinaria

VATICANO, 16 Jul. 21 (ACI Prensa).-
El Papa Francisco promulgó este 16 de julio el Motu Proprio “Traditiones Custodes” sobre el uso de la liturgia romana, texto que implementa importantes cambios sobre la regulación de las Misas celebradas en la forma extraordinaria del rito romano previa a la reforma de 1970, es decir del Misal Romano de 1962.

Este Motu Proprio, fue acompañado también por una carta del Santo Padre dirigida a los Obispos del mundo en la que describe el por qué de los cambios que se deberán aplican a partir de este 16 de julio.

En primer lugar, el Papa Francisco subraya, sea en el Motu Proprio y en la carta al episcopado del mundo, el texto Summorum Pontificum promulgado por Benedicto XVI en 2007.

Además, el Papa Francisco indicó que “San Juan Pablo II y Benedicto XVI concedieron la posibilidad de utilizar el Misal Romano promulgado por San Pío V, editado por San Juan XXIII en 1962, para la celebración del Sacrificio Eucarístico. La facultad, concedida por un indulto de la Congregación para el Culto Divino en 1984 y confirmada por San Juan Pablo II en el Motu proprio Ecclesia Dei de 1988, estaba motivada sobre todo por el deseo de favorecer la recomposición del cisma con el movimiento liderado por el arzobispo Lefebvre”.

Sobre el Summorum Pontificum de 2007, el Papa Francisco explicó que su predecesor “pretendía introducir ‘una regulación jurídica más clara’ en la materia, concediendo una ‘posibilidad más amplia’ para utilizar el Misal de 1962” así como también “reconoció plenamente que ‘el Misal promulgado por Pablo VI es la expresión ordinaria de la lex orandi de la Iglesia católica de rito latino’”.

En aquel entonces, Benedicto XVI -escribió el Papa Francisco- “se sintió reconfortado en su discernimiento por el hecho de que quienes deseaban ‘encontrar la forma, para ellos querida, de la sagrada Liturgia’, ‘aceptaban claramente el carácter vinculante del Concilio Vaticano II y eran fieles al Papa y a los Obispos’”.

Sin embargo, trece años después, el Papa Francisco pidió a la Congregación para la Doctrina de la Fe enviar un cuestionario sobre la aplicación del Motu proprio Summorum Pontificum y el Santo Padre señaló que “las respuestas recibidas pusieron de manifiesto una situación que me duele y preocupa, y confirmaron la necesidad de intervenir”.

“Lamentablemente, la intención pastoral de mis predecesores, que pretendían ‘hacer todo lo posible para que todos los que desean verdaderamente la unidad puedan permanecer en ella o redescubrirla’, ha sido a menudo gravemente ignorada”, escribió el Pontífice.

Asimismo, el Papa Francisco advirtió “al mismo tiempo los abusos de unos y otros en la celebración de la liturgia” por lo que pidió a los ordinarios del lugar, obispos diocesanos, “procurar que cada liturgia se celebre con decoro y fidelidad a los libros litúrgicos promulgados tras el Concilio Vaticano II, sin excentricidades que fácilmente degeneran en abusos”.

Sobre las Misas en rito extraordinario, el Papa Francisco destacó que uno de los fundamentos de estos cambios, al igual que para su predecesor Benedicto XVI, “es cada vez más evidente en las palabras y actitudes de muchos que existe una estrecha relación entre la elección de las celebraciones según los libros litúrgicos anteriores al Concilio Vaticano II y el rechazo de la Iglesia y sus instituciones en nombre de lo que ellos juzgan como la verdadera Iglesia”.

“Las celebraciones litúrgicas no son acciones privadas, sino celebraciones de la Iglesia, que es el 'sacramento de la unidad’, por lo que deben hacerse en comunión con la Iglesia”, pidió el Santo Padre.

En este sentido, el Papa Francisco solicitó a los Obispos “en el ejercicio de mi ministerio al servicio de la unidad, tomo la decisión de suspender la facultad concedida por mis Predecesores, y les pido que compartan conmigo esta carga como forma de participación en la preocupación por toda la Iglesia”.

“En el Motu Proprio he querido afirmar que corresponde al Obispo, como moderador, promotor y guardián de la vida litúrgica en la Iglesia, de la que es principio de unidad, regular las celebraciones litúrgicas. Por tanto, les corresponde a ustedes, como ordinarios locales, autorizar en sus Iglesias el uso del Misal Romano de 1962, aplicando las normas del presente Motu Proprio. Sobre todo, les corresponde trabajar por el regreso a una forma unitaria de celebración, verificando caso por caso la realidad de los grupos que celebran con el Misal Romano de 1962”, escribió el Papa.

Al mismo tiempo, el Santo Padre solicitó que los seminaristas y los nuevos presbíteros sean educados en la fidelidad del Misal y a los libros litúrgicos del Concilio Vaticano II.

Nuevo Motu Proprio

El Motu Proprio “Traditiones Custodes” promulgado este 16 de julio está formado por ocho artículos.

El primero señala que “los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, son la única expresión de la lex orandi del Rito Romano”.

El segundo, que el Obispo diocesano es el “moderador, promotor y custodio de toda la vida litúrgica en la Iglesia particular que le ha sido confiada” por lo que “le corresponde la regulación de las celebraciones litúrgicas en su propia diócesis” y “es de su exclusiva competencia autorizar el uso del Missale Romanum de 1962 en la diócesis, siguiendo las orientaciones de la Sede Apostólica”.

En esta línea, cada sede episcopal deberá “nombrar a un sacerdote que, como delegado del obispo, se encargue de las celebraciones y de la atención pastoral de dichos grupos de fieles” y que tal presbítero debe conocer el latín pero también está animado por “una viva caridad pastoral y de un sentido de comunión eclesial”.

Por ello, el Santo Padre estableció en el artículo cuarto que “los presbíteros ordenados después de la publicación del presente Motu proprio, que quieran celebrar con el Missale Romanum de 1962, deberán presentar una solicitud formal al obispo diocesano, que consultará a la Sede Apostólica antes de conceder la autorización”.

Así como también, “los presbíteros que ya celebran según el Missale Romanum de 1962, pedirán al obispo diocesano la autorización para seguir manteniendo esa facultad”, describe el artículo quinto.

En este sentido, “la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, para los asuntos de su competencia, ejercerán la autoridad de la Santa Sede, vigilando la observancia de estas disposiciones”, indica el séptimo artículo.

Por último, el Santo Padre subrayó que “quedan abrogadas las normas, instrucciones, concesiones y costumbres anteriores que no se ajusten a las disposiciones del presente Motu Proprio” que “entra en vigor inmediatamente”.

Antecedentes

En una carta enviada en 2007 a los obispos del mundo, Benedicto XVI explicó que el motu proprio Summorum Pontificum permite a los sacerdotes celebrar Misa de acuerdo al Misal de 1962 como “forma extraordinaria” del Rito Romano.

El ahora Papa Emérito destacó entonces que el Misal publicado por el Papa San Pablo VI seguiría siendo la “forma ordinaria” del Rito. 

Benedicto XVI, que renunció al pontificado en 2013, insistió en que el motu proprio no se retractaba de las reformas litúrgicas solicitadas por el Concilio Vaticano II.

También rechazó algunas posturas que consideraban que causaría divisiones en las comunidades parroquiales.

“Este temor es infundado”, escribió el Pontífice y aseguró que “el uso del Misal antiguo presupone un cierto nivel de formación litúrgica y un acceso a la lengua latina; tanto uno como otro no se encuentran tan a menudo”.  

“Ya con estos presupuestos concretos se ve claramente que el nuevo Misal permanecerá, ciertamente, la Forma ordinaria del Rito Romano, no solo por la normativa jurídica sino por la situación real en que se encuentran las comunidades de fieles”.

Los rumores sobre posibles restricciones a Summorum Pontificum se difundieron a fines de mayo luego de que el Papa Francisco sostuviera una reunión, a puertas cerradas, de preguntas y respuestas con obispos de la Conferencia Episcopal Italiana reunidos en Roma para su asamblea plenaria anual.

Según dos obispos que estuvieron en el encuentro, el Papa insinuó nuevas regulaciones, aunque no dio ningún detalle al respecto.

En junio, el Cardenal chino Joseph Zen-ze kiun, Obispo Emérito de Hong Kong, se refirió a los rumores como “noticias bastante preocupantes”. El Purpurado insistió en que la forma extraordinaria no es divisiva.

“De hecho, nos une a nuestros hermanos y hermanas de todas las épocas, a los santos y a los mártires de todos los tiempos, a aquellos que han luchado por su fe y que han encontrado en ella un nutriente espiritual inagotable”, escribió el Cardenal en su blog.

Por su parte, el Cardenal Robert Sarah, cuya renuncia al cargo de prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos fue aceptada en febrero, publicó el 8 de julio varios comentarios en su cuenta de Twitter, en defensa de Summorum Pontificum.

“A partir del motu proprio Summorum Pontificum y pese a las dificultades y las resistencias, la Iglesia ha iniciado un camino de reforma litúrgica y espiritual que, aunque lenta, es irreversible”, escribió el Purpurado africano.

“Pese a las intransigentes actitudes clericales de oposición a la venerable liturgia latino-gregoriana, actitudes típicas de ese clericalismo que el Papa Francisco ha denunciado en repetidas ocasiones, una nueva generación de jóvenes emergió en el corazón de la Iglesia”, indicó el Cardenal Sarah.

“Esta generación es la de las familias jóvenes que demuestran que esta liturgia tiene un futuro porque tiene un pasado, una historia de santidad y de belleza que no se puede borrar ni abolir de la noche a la mañana”, aseguró.

En 2020, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) en el Vaticano pidió a los obispos del mundo que informen sobre la aplicación de Summorum Pontificum en sus diócesis.

El Cardenal Luis Ladaria, prefecto de la congregación, escribió el 7 de marzo de 2020 a los presidentes de las conferencias episcopales pidiéndoles distribuir un cuestionario de nueve puntos.

La encuesta de la CDF incluía preguntas como “En su opinión, ¿hay aspectos positivos o negativos en el uso de la forma extraordinaria?” y “¿Cómo ha influido el motu proprio Summorum Pontificum en la vida de los seminarios (el seminario de la diócesis) y otras casas de formación?”.

El cuestionario también preguntaba si la forma extraordinaria responde “a una verdadera necesidad pastoral” o es “promovida por un solo sacerdote”.

A los obispos se les preguntó si ellos personalmente usan el Misal de 1962 y qué consejo ofrecerían sobre la forma extraordinaria.

En su carta de presentación, el Cardenal Ladaria escribió: “Trece años después de la publicación del motu proprio Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI, Su Santidad el Papa Francisco desea ser informado sobre la aplicación actual de dicho documento”.

El Cardenal pidió a los obispos enviar sus respuestas hasta el 31 de julio de 2020.

En su carta de 2007, Benedicto XVI alentó a los obispos del mundo “a escribir a la Santa Sede un informe sobre vuestras experiencias tres años después de que entre en vigor este motu proprio”, es decir en 2010.

La Pontificia Comisión Ecclesia Dei publicó en 2011 la nota explicativa Universae Ecclesiae, en la que se clarifica algunos aspectos de Summorum Pontificum.

En marzo de 2020, la CDF anunció la publicación de dos decretos con nuevos prefacios eucarísticos y una provisión para la celebración opcional, en la forma extraordinaria, de los santos más recientes.

El decreto Que magis proporcionó siete nuevos prefacios eucarísticos para la forma extraordinaria de la Misa, que pueden ser usados para ocasiones particulares, como Misas votivas o los días de fiesta de los santos.

El segundo decreto, Cum sanctissima, establece una provisión para la celebración de las fiestas de tercera clase de los santos canonizados después de julio de 1960, cuyos memoriales se establecieron luego del Misal Romano de 1962.

Traducido y adaptado por Mercedes De La Torre y Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s