Así inspiran los santos mártires mexicanos el apostolado de los Caballeros de Colón

, 13 Jul. 21 (ACI Prensa).-
Con más de un siglo de presencia en México, los Caballeros de Colón tienen un papel importante en la vida de la Iglesia Católica en el país. Seis de sus miembros dieron la vida durante la persecución religiosa de la primera mitad del siglo XX y hoy son un modelo que inspira y fortalece su fe.

En diálogo con ACI Prensa, Francisco Sáenz Muñoz, director de la Misión Fraternal México del Consejo Supremo de los Caballeros de Colón, destacó que “los mártires mexicanos nos invitan a vivir con audacia, alegría y creatividad nuestra fe para cambiar nuestra realidad por más difícil que parezca”.

“Vivimos en un cambio de época donde pareciera que la verdad, la virtud y el bien es relativo; un mundo material donde la persona humana es excluida, descartada, violentada y en donde la discriminación y el odio parecieran tener la última palabra”, lamentó.

Sin embargo, precisó que en verdad “no es así”, pues “hay otras maneras de vivir”.

“Y una de ellas es la vida de nuestros mártires, quienes nos enseñan que se pueden construir caminos de paz y de justicia sin odio y sin violencia, que nadie está sobre la dignidad de ninguna persona y que el derecho a la libertad religiosa es un derecho humano y civil fundamental para la civilidad”, destacó.

“Debemos ser mejores cristianos y mejores ciudadanos para construir el bien común aunque sea difícil, aunque nos cueste tiempo y mucho trabajo”, subrayó.

El 21 de mayo del año 2000, San Juan Pablo II canonizó a 25 mártires mexicanos, entre sacerdotes y laicos, asesinados por odio a la fe durante la persecución religiosa en México en la década de 1920.

Seis de los sacerdotes canonizados fueron miembros de los Caballeros de Colón: Luis Bátis Sáinz, José María Robles Hurtado, Mateo Correa Magallanes, Miguel de la Mora de la Mora, Rodrigo Aguilar Alemán y Pedro de Jesús Maldonado Lucero.

Otro santo mexicano miembro de los Caballeros de Colón es San Rafael Guízar y Valencia, patrono de los obispos de México.

La Orden de los Caballeros de Colón es la organización de servicio fraternal católico más grande del mundo, con más de 2 millones de miembros y con presencia en más de 16 mil parroquias.

El P. Michael McGivney, proclamado Beato el 31 de octubre de 2020, fundó los Caballeros de Colón en 1882, en la parroquia de Santa María en New Haven, Connecticut (Estados Unidos).

La Orden de los Caballeros de Colón llegó a México en 1905.

Francisco Sáenz Muñoz también destacó la piedad que viven los Caballeros de Colón en México, un país marcado por la profunda devoción a Nuestra Señora de Guadalupe, aparecida en 1531 al indio San Juan Diego.

“Los Caballeros de Colón definimos un Plan Estratégico al 2031, año en el que vamos a celebrar los 500 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego”, indicó.

“En dicho Plan, establecimos como primer objetivo ser ‘discípulos misioneros de Jesús’ y una de sus acciones importantes ha sido consagrarnos a Cristo Rey y a Santa María de Guadalupe, así como promover la devoción a los santos mártires mexicanos”.

Sáenz Muñoz destacó que en el marco de ese plan estratégico hacia los 500 años de las apariciones de Santa María de Guadalupe “organizamos cada año peregrinaciones a la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, al Santuario de Cristo Rey en Silao, al Santuario de los Mártires Mexicanos en Guadalajara y también al del mártir San Pedro de Jesús Maldonado en Chihuahua”.

Al reflexionar también sobre el ejemplo para los Caballeros de Colón de su fundador, Sáenz Muñoz indicó que “fuimos muy afortunados de que el pasado mes de junio en la Ciudad de New Haven, Connecticut, nuestro Caballero Supremo Patrick Kelly nos obsequiara una reliquia certificada de primer grado del Beato Michael McGivney”.

“Por ello es que haremos un relicario e iniciaremos una peregrinación para conocer más su vida y legado, así como pedir su intercesión por el crecimiento y el bien de la Orden en México”, señaló.

El director de la Misión Fraternal México del Consejo Supremo de los Caballeros de Colón resaltó que “el Padre McGivney ha sido un protector de las viudas y huérfanos de muchas familias católicas alrededor del mundo hasta nuestros días. Los hombres católicos podemos unirnos a esta fraternidad para vivir nuestra fe, hacer buenas obras y proteger a nuestras familias”.

Para más información sobre los Caballeros de Colón, puede ingresar AQUÍ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s