Vaticano inspecciona diócesis italiana en caso de presunta corrupción de Cardenal Becciu

Redacción Central, 11 Jun. 21 (ACI Prensa).-
Esta semana se llevaron a cabo inspecciones en la isla italiana de Cerdeña, en el marco de la  investigación que lleva a cabo el Vaticano sobre las acusaciones de malversación de fondos contra el Cardenal Angelo Becciu, exprefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Las búsquedas se llevaron a cabo en la Diócesis de Ozieri y Cáritas diocesana, así como en las oficinas de la sociedad de responsabilidad limitada Spes Cooperative, propiedad y legalmente representada por el hermano de Becciu, Antonino.

Ozieri es la antigua diócesis del Cardenal Becciu, que es de Cerdeña.

Según los informes, la fiscal de Roma, María Teresa Gerace, ordenó los registros a petición de los fiscales del Vaticano.

En un comunicado del 10 de junio el abogado del Cardenal Becciu saludó la inspección y dijo que una revisión de los documentos demostraría que las acciones del Purpurado eran legítimas.

También dijo que una investigación sobre los documentos obtenidos en la inspección “solo puede confirmar la más absoluta buena conducta de Su Eminencia el Cardenal Becciu, la Diócesis de Ozieri y Spes Cooperative, cuyo trabajo está libre de censura de cualquier orden y categoría y responde perfectamente a las prerrogativas y propósitos institucionales”.

En un comunicado publicado en Facebook, el hermano del Cardenal Becciu, Mario, dijo que la redada había sido solicitada en octubre de 2020, pero que solo pudo ser llevada a cabo ahora por la policía financiera de Italia.

También dijo que los documentos mostrarían que las acusaciones de malversación de fondos contra su hermano eran falsas. “¡No hubo transferencia de dinero entre hermanos! La abrumadora verdad hablará por sí misma”, escribió.

Se espera que el Cardenal Becciu, quien ha negado repetidamente cualquier irregularidad, sea juzgado en el Vaticano por cargos relacionados con malversación financiera cuando era Sustituto (funcionario de segundo rango) de la Secretaría de Estado del Vaticano.

Las declaraciones recogidas en el expediente del caso, que se hicieron públicas en informes de los medios de comunicación en 2020, mostraron que el Cardenal Becciu había dirigido el dinero de los obispos italianos y del Vaticano para destinarlo a “préstamos” para proyectos de propiedad de sus hermanos y que eran operados los mismos.

El semanario italiano L'Espresso informó en septiembre de 2020 que el Cardenal Becciu obtuvo dos préstamos de la Conferencia Episcopal Italiana para pagar dos préstamos no reembolsables de 300 mil euros (364 mil dólares) cada uno a Spes Cooperative en 2013 y 2015.

En 2018, el Cardenal Becciu entregó una tercera suma a Spes Cooperative de 100 mil euros (121 mil dólares) de Peter’s Pence, un fondo de donaciones enviadas a la Santa Sede por católicos y diócesis de todo el mundo para apoyar el ministerio del Papa, y del cual tenía el control siendo Sustituto.

El informe de L'Espresso se publicó cuando el Cardenal Becciu renunció el 24 de septiembre de 2020 como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y a los derechos otorgados a los miembros del Colegio Cardenalicio.

Según los informes, las grandes ganancias de las empresas de los hermanos Becciu se reinvirtieron más tarde en paquetes financieros, holding (sociedad tenedora de acciones) y activos de Safe Haven (activos de refugio seguro).

Los ingresos generados por estas inversiones se reinvirtieron en fondos en los que había invertido previamente la Secretaría de Estado, como el Centurion Fund, que tiene vínculos con dos bancos suizos investigados o implicados en escándalos de soborno y lavado de dinero.

El Obispo de Ozieri, Mons. Corrado Melis dijo que estaba entristecido por la inspección, que calificó como “un camino innecesariamente doloroso”. Añadió que la diócesis habría cooperado en la entrega de documentos a la Santa Sede.

La frecuente y adecuada organización de las cuentas diocesanas “constituye una garantía de una gestión regular y transparente” de las actividades espirituales y caritativas de la Diócesis de Ozieri, dijo.

En su declaración, el Obispo dijo que la inspección de la diócesis fue realizada por los gendarmes vaticanos. Los gendarmes del Vaticano no tienen jurisdicción sobre el territorio italiano.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s