Cuidado con los vicios y las ambiciones de poder que sofocan a Dios, alerta el Papa

VATICANO, 16 Jul. 17 (ACI).-
Miles de personas rezaron un domingo más el Ángelus junto al Papa Francisco, quien en su breve catequesis habló de la parábola del Sembrador e invitó a no dejar sofocar la presencia de Dios por los vicios del mundo y las ambiciones de poder y riquezas.

“Preguntémonos si nuestro corazón está abierto para acoger con fe la semilla de la Palabra de Dios. Preguntémonos si en nosotros las piedras son todavía numerosas y grandes. Llamemos por su nombre a los espinos de los vicios”, dijo el Papa.

Sobre la figura del Sembrador, dijo que “es Jesús que esparce con paciencia y generosidad su Palabra, que no es una jaula o una trampa, sino una semilla que puede dar fruto. ¿De qué manera? Si nosotros la acogemos”, explicó.

Francisco afirmó que Jesús realiza una “radiografía espiritual” de “nuestro corazón, que es el terreno sobre el que cae la semilla de la Palabra”. “Nuestro corazón, como un terreno, puede ser bueno y entonces la Palabra lleva fruto, pero puede ser también duro, impermeable. Esto acontece cuando escuchamos la Palabra, pero nos resbala”.

“Entre el terreno bueno y el camino hay dos tipos de tierra intermedios que, de diferente manera, podemos ser nosotros”.

El Papa dijo que el primero es el “pedregoso”: es el corazón superficial, que acoge al Señor, quiere orar, amar y testimoniar, pero no persevera, se estanca y no ‘despega’ nunca. Es un corazón sin espesor, donde las piedras de la pereza prevalecen sobre la tierra buena, donde el amor es inconstante y pasajero”.

El otro tipo es el “espinoso”, “lleno de zarzas que ahogan las plantas buenas”. “¿Qué representan estos espinos?”, se preguntó. “Las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas”.

“Los espinos son los vicios que están en contraposición con Dios, que sofocan su presencia: sobre todo los ídolos de la riqueza mundana, el vivir con avidez, para sí mismo, para el tener y para el poder”.

El Obispo de Roma aseguró entonces que “si cultivamos estos espinos, ahogamos el crecimiento de Dios en nosotros. Cada uno puede reconocer sus pequeños o grandes espinos, los vicios que viven en su corazón, esos arbustos más o menos enraizados que no gustan a Dios y que impiden tener el corazón limpio”.

“Jesús nos invita hoy a que miremos dentro de nosotros: a dar las gracias por nuestro terreno bueno y a trabajar en terrenos que no son todavía buenos”.

El Papa invitó a los fieles a encontrar “el coraje de hacer un buen abono del terreno, llevando al Señor en la confesión y en la oración nuestras piedras y nuestros espinos.

Al terminar, el Santo Padre recordó que en este día se celebra la Virgen del Carmen, “insuperable en acoger la Palabra de Dios y en ponerla en práctica” y pidió que “nos ayude a purificar el corazón y a custodiarlo en la presencia del Señor”. 

También te puede interesar: 

La Virgen del Carmen y su profunda relación con la Estrella del Mar https://t.co/4y6OdntO5B

— ACI Prensa (@aciprensa) 16 de julio de 2017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s